Miércoles 24/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Los gigantes energéticos temen que el conflicto entre Rusia y Georgia se reproduzca en otros ‘puntos calientes’ de la región y sus intereses se vean afectados

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El conflicto ente Rusia y Georgia ha puesto de manifiesto el interés de las principales multinacionales de hidrocarburos en los oleoductos y gaseoductos alternativos que atraviesan ‘puntos calientes’ de la región.

Las tensiones entre Moscú y Tbilisi no han tardado en sentirse en los círculos de las grandes compañías petrolíferas y gasísticas, según comentan a El Confidencial Digital desde varias de estas empresas.

Desde estos círculos reconocen que las discrepancias políticas y militares desencadenadas por las pretensiones independentistas de Osetia del Sur han puesto en guardia a todas las multinacionales de hidrocarburos.

El motivo, la necesidad de salvaguardar tanto las refinerías como los oleoductos que comunican el Mar Caspio con el Negro y los países occidentales, piezas fundamentales en este particular tablero de la energía. Concretamente, las multinacionales del sector de hidrocarburos miran ahora por el bien de sus intereses en otras zonas conflictivas cercanas a esta región geográfica.

Prueba de ello son los mapas y descripciones cartográficas que manejan los expertos y primeros ejecutivos de este mercado, y a los que ha tenido acceso ECD. Estos documentos son consultados por las compañías que operan en la zona para seguir de primera mano el índice de peligrosidad en esta región que une Europa con Asia.

Las descripciones geográficas son muy fieles y recogen desde las conducciones de gas y petróleo en funcionamiento, hasta las que están en diferentes fases de planificación y construcción, destacan desde varias gasísticas líderes en todo el mundo.

La cartografía de la energética sudafricana Petrosa, los mapas elaborados por Petrobras o el ‘World Gas Map’ elaborado por ‘Petroleum Economist Ld’ son algunos de los documentos más consultados.

Mapa geopolítico del riesgo

Uno de los aspectos que ha puesto más nerviosos a los magnates de la energía es la posible amenaza al gaseoducto que cruza el sur del Cáucaso y que une el Mar Caspio con Turquía, atravesando Azerbaiyán, Armenia y Georgia.

En cuanto a la distribución petrolífera, es la línea ‘Western Early’ –la más antigua y principal de las que surcan estos terrenos- la que protagoniza los seguimientos. Este conducto recorre los miles de kilómetros que separan Georgia del Mar Caspio y que desde Baku conectan Tibilisi con la ciudad georgiana de Batum, en la orilla este del Mar Negro.

Este último llega hasta la salida turca al Mediterráneo, muy cerca de las fronteras con Chipre y Siria. Ésta es, además, una de esas ‘zonas calientes’ que desde que comenzara este conflicto recibe una mayor atención en materia de seguridad y geoestrategia.

 Además, Georgia dispone de tres terminales marítimas con tanques para almacenar y transportar hidrocarburos por los cauces fluviales y marítimos centroeuropeos a través del Mar Negro. En esta misma zona, colindante con Batumi, está ubicada una refinería con una capacidad de producción superior a los 75.000 barriles diarios.

Otras ‘plazas fuertes’ que están siendo seguidas de cerca son las situadas en el territorio turco, especialmente aquellos intereses localizados en las proximidades del río Tigris, que linda con Irak, y los lugares estratégicos de la ‘Línea de Dortyol’ que comunica los recursos petrolíferos iraquíes con el Mediterráneo.

El Mar Caspio sigue siendo uno de los ‘Top Ten’ en cuanto a preocupación por su complicada situación geopolítica, especialmente aquellas plantas y conducciones situadas en la orilla sureste, en Turkmenistán e Irán; y las del litoral suroeste, con Baku como centro logístico.

El nortesigue siendo cosa de los rusos”, apuntan fuentes del sector en referencia a los yacimientos que atesoran Rusia y Kazajastán en el margen septentrional del lago. La región ucraniana de Odessa también se incluye en esta lista de intereses, ya que domina el norte del Mar Negro.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··