Miércoles 23/05/2018. Actualizado 09:23h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Los análisis llegarán a los clientes en abril

Los informes que diseñan los grandes fondos extranjeros concluyen que “Pablo Iglesias ya no va a ser el Tsipras español”

Argumentarán que Podemos ha tocado techo y que va a tener que moderar su discurso radical porque no consigue arrastrar más votos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El resultado de Podemos en las elecciones andaluzas del pasado domingo, que ha quedado muy lejos de los grandes partidos pese a obtener 15 escaños, reduce el riesgo político de cara a las elecciones generales. Los inversores se muestran ahora convencidos de que “Pablo Iglesias no se va a convertir en el Tsipras español”.


Alexis Tsipras y Pablo Iglesias. Alexis Tsipras y Pablo Iglesias.

Podemos había atraído la atención, durante las últimas semanas, de entidades e instituciones europeas e internacionales como la agencia de calificación crediticia Moody's, que en un informe del pasado 27 de febrero sobre España calificaba al partido como “antisistema”.

Otras firmas relevantes, como Credit Agricole, evaluaba también en un reciente documento el auge electoral de la formación como una “amenaza seria para la estabilidad política”.

Se rebaja la inquietud de los inversores

Según ha recabado El Confidencial Digital a través de fuentes en contacto con importantes inversores internacionales, algunos de los principales bancos de inversión concluyen estos días que la irrupción de Podemos en Andalucía, aunque fuerte, le va a dejar prácticamente sin opciones de Gobierno en España.

Esta circunstancia les lleva también a rebajar su inquietud por las expectativas electorales del partido liderado por Pablo Iglesias en las próximas citas electorales.

No va a convertirse en el Tsipras español

Ahora, según las fuentes consultadas, la mayoría de bancos de inversión internacionales van a cambiar sus perspectivas sobre España en las próximas semanas.

La posibilidad de que Podemos pueda convertirse en un Tsipras español en unas elecciones generales comienza a alejarse ya para los inversores.

Concluyen que “el impacto potencial que las políticas griegas vayan a tener en favor de la estrategia de Podemos en España se está reduciendo considerablemente”.

El discurso radical no cala en España

Los resultados de los últimos comicios han mostrado, a juicio de los inversores, que la preocupación de los mercados por el voto anti austeridad en España era “excesiva”.

El electorado español se comporta de forma más racional y no se decanta mayoritariamente por las recetas de la izquierda radical.

Aventuran que no será fácil que Podemos supere el techo de voto que ya ha alcanzado, si no se abre más en lugar de enrocarse en sí mismo, en sus sectores más a la izquierda. Le obligará, por tanto, a moderar aún más su discurso.

El bipartidismo está herido pero no muerto

Consideran también que el partido de Pablo Iglesias ha pasado de tener la llave de la gobernabilidad, a quedar como un partido prescindible. Se le compara ahora con el Movimiento Cinco Estrellas en Italia, que adquirió gran importancia cuando logró un 25,5 por ciento de los votos en las últimas elecciones generales de Italia, celebradas en febrero de 2013.

Se quedó a tan solo 4 puntos porcentuales del Partido Democrático (PD), liderado por el primer ministro, Matteo Renzi y a 3,6 puntos de El Pueblo de la Libertad (PdL), del ex primer ministro Silvio Berlusconi. Pero no alcanzó esa cota necesaria para tener opciones de Gobierno.

El resultado andaluz pone también en discusión los cálculos que daban a Podemos el primer puesto en intención de voto a nivel nacional, e incluso el segundo, ya que lo pueden dejar relegado a un tercer lugar y alejado de los dos ‘grandes’. Aseguran que las encuestas les han sobrevalorado.

Mejor comportamiento de la deuda española

Según los analistas consultados por ECD, el mejor termómetro de la incertidumbre política de los últimos meses es la comparativa entre la rentabilidad del bono español y el italiano a cinco años.

Desde mediados de enero, la rentabilidad del título italiano se había instalado por debajo del español por primera vez en un año. El diferencial llegó a abrirse hasta los 12 puntos básicos a favor de Italia en las últimas semanas, pero desde el lunes -al día siguiente de los comicios- el bono español ha recortado esta ventaja.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··