Domingo 15/07/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Aunque Rajoy no quiere ser el presidente que deja vacío el Fondo de Reserva

La hucha de las pensiones quedará a cero en 2018 si no hay Presupuestos

Una prórroga de las cuentas públicas limitará a 10.000 millones el crédito del Estado a la Seguridad Social, insuficiente para afrontar las mensualidades y las dos extras

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los Presupuestos de 2018 deberán recoger un crédito del Estado a la Seguridad Social para poder pagar las pensiones. Sin embargo, si son prorrogados por falta de mayoría suficiente en el Congreso, eso limitará la cantidad que recibirá la Seguridad Social, lo cual colocará a Rajoy ante un escenario que ha querido evitar desde que llegó a La Moncloa: dejar a cero el Fondo de Reserva.

Mariano Rajoy saluda a unos pensionistas. Mariano Rajoy saluda a unos pensionistas.

El crédito del Estado debería permitir al Gobierno afrontar con comodidad el abono de todas las mensualidades del próximo año, además de las extra de verano y Navidad.

El Ejecutivo tratará de dar solución, con esta “línea de crédito extraordinaria”, a uno de los mayores problemas económicos que debe resolver el país el ejercicio que viene. En concreto, el préstamo debe añadirse en la partida destinada a “aportaciones extraordinarias”, que se incluye habitualmente en las cuentas públicas.

No podrá pedir más de 10.192 millones

La negociación de los Presupuestos se encuentra estancada, a la espera de la celebración de las elecciones en Cataluña. El Gobierno necesita el apoyo del PNV, y Hacienda da por hecho que encontrará dificultades para sacar adelante las cuentas públicas del año que viene si la situación política catalana no queda despejada tras el 21-D.

De momento, según ha podido confirmar El Confidencial Digital por fuentes con acceso a La Moncloa, el último Consejo de Ministros de este año, previsto para el viernes 29 de diciembre, aprobará un decreto con la prórroga de las cuentas de 2017.

En la cúpula económica del Ejecutivo alertan de que, al tratarse de una prórroga, ese decreto solamente podrá ser de 10.192 millones, la misma cantidad suscrita por el Gobierno este año para sufragar las pagas de verano y Navidad en 2017. El único margen de maniobra del que dispone el Ejecutivo es aprobar la misma cantidad.

La hucha de las pensiones quedará a cero en 2018

Ese préstamo de 10.192 millones a la Seguridad Social está muy por debajo de las necesidades extraordinarias del sistema, lo que obligará al Gobierno a agotar casi totalmente el saldo del Fondo de Reserva.

Las cantidades que sumarán ese crédito del Estado y el remanente de la hucha de las pensiones, donde quedan 8.095 millones tras la última retirada para abonar la paga de esta Navidad, no serán suficientes para afrontar todas las mensualidades y las extras del próximo ejercicio.

En cada paga extra se producen unas exigencias adicionales de cerca de 9.000 millones de euros, tal y cómo reconocen altos cargos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Por eso, la cantidad máxima que el Gobierno preveía solicitar en los Presupuestos Generales del Estado (si son aprobados) es una aportación de 18.000 millones.

Fuentes del Gobierno reconocen a ECD que las cotizaciones sociales no serán capaces de hacer frente al gasto que van a generar las pensiones durante todo el próximo año.

Revelan que los ingresos por cotizaciones serían suficientes para pagar la nómina mensual, pero cuando llegue el momento de abonar las extras, es decir verano y Navidad, la recaudación resultará insuficiente y entonces el Ejecutivo se verá abocado a tensiones de liquidez.

El Fondo de Reserva sólo tiene dinero para una extra

La hucha de las pensiones ha sufrido una fuerte caída de fondos en los últimos años. Desde 2012, el Gobierno de Mariano Rajoy ha tenido que acudir de manera recurrente al Fondo de Reserva, que en su día llegó a acumular más de 66.000 millones

En la cúpula económica del Gobierno no se oculta la “gravedad” de la situación. Se tiene en cuenta que, cuando arrancó la crisis, en el año 2008, la hucha de las pensiones tenía 57.158 millones de euros. En 2011, cuando el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero dejó La Moncloa, la cantidad era de 64.374 millones.

En la actualidad, no es sólo que el remanente ha bajado a 8.095 millones, una cifra equivalente a una sola paga extra. Es que, además, la Seguridad Social era el único organismo público que comenzó la crisis con superávit y a día de hoy es el único que se encuentra en déficit.

Ante ese escenario, el Gobierno se ha visto obligado a reconocer a Bruselas que prevé que el déficit de la Seguridad Social cierre este año en los 18.609 millones de euros, 513 más que el pasado. Es decir, registrará este 2017 el mayor agujero de su historia, el equivalente al 1,6% del PIB.

Sin embargo, prevé que el próximo año el agujero sea menor por la mejora del mercado laboral. Las previsiones del Ejecutivo para 2018 reducen los números rojos al 1,1% del PIB, equivalente a 13.400 millones.

El PSOE aparca los recelos a los créditos de Estado

El recurso a los créditos de Estado, una vez sean aprobados los Presupuestos, será otra vez la única solución para no vaciar definitivamente el Fondo de Reserva en 2018.

Por eso, el Gobierno entiende que la propuesta se verá secundada en su momento por una amplia mayoría del Congreso, si bien en el PSOE existen ciertos recelos.

Dirigentes socialistas consultados por ECD explican que esa fórmula “está endeudando aún más” a la Seguridad Social, que ya tiene un agujero económico cercano a los 19.000 millones de euros. Un desajuste que “empezó a generarse precisamente en 1995, cuando ya se empleó este recurso para pagar a los pensionistas”.

Desde entonces, explican las mismas fuentes, “no se ha solucionado el problema, y en Bruselas empiezan a preguntarnos por esta cuestión”. Por ese motivo, desde el PSOE se apuesta por que el Estado haga una “aportación” y no un “crédito” que genere obligaciones de pago posteriores a la Seguridad Social.

En todo caso, añaden, una cosa está clara: “hay que buscar de momento un acuerdo, porque la hucha no se puede quedar vacía el año que viene”, explican.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·