Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

La decena de bancos que colocaron bonos islandeses a inversores españoles se desentienden de los afectados alegando que son pocos y que conocían el riesgo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Más de una decena de entidades españolas han comercializado bonos emitidos por los bancos islandeses quebrados Landsbanki y Kaupthing. Los clientes de estas entidades denuncian que quienes les vendieron estos productos se han desentendido de su problemática. Los motivos que ofrecen es que son pocos y conocían las características del producto.

De acuerdo con varias plataformas de afectados consultadas por El Confidencial Digital, el 30% de los propietarios de estos bonos son clientes del Deutsche Bank y un 14% tienen sus cuentas en Bankpyme. Bankinter, Banif, Banco Sabadell, el Popular (especialmente en Portugal) o Lloyds Bank también se cuentan entre los que han vendido bonos islandeses.

Aunque a día de hoy no se sabe con exactitud el número de perjudicados en España por la quiebra de los dos bancos de Islandia, en los despachos de abogados que están llevando sus casos, se calcula que “rondarán un tercio de los afectados por Lehman”, lo que supone unos 300 clientes, con un volumen de más de 100 millones de euros de reclamación a los bancos.

Fernando Zunzunegui, abogado especialista en temas financieros, y responsable de uno de los bufetes que mayor número de casos de afectados de Lehman, Madoff y bancos islandeses está gestionando, explica a ECD que las acciones que se están llevando a cabo son las mismas que en los otros casos de malas prácticas: se están preparando demandas -amplíe aquí la información-.

No obstante, explica el abogado, a diferencia que en el caso de los propietarios de productos emitidos por el extinto banco de inversión estadounidense, “no se les ha ofrecido ningún canje o recompra de los productos”.

Desde la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae) apuntan que la quiebra de estos dos bancos islandeses no fue paralela a la de Lehman Brothers, sino posterior, por lo que los afectados por el colapso de Landsbanki y Kaupthing “han tardado más en reaccionar”. A día de hoy, la asociación sigue recibiendo información de casos concretos, sobre los que está trabajando para estudiar qué medidas emprender.

Mientras, son varios los directivos de las entidades comercializadoras de estos productos los que coinciden a la hora de explicar qué pasa con los propietarios de los bonos: “son un porcentaje irrisorio”, “son pocos en comparación con los de Lehman” o “conocían de sobra el tipo de producto que estaban comprando”. 

Cabe destacar que, según fuentes del sector, el volumen de comercialización de estos productos fue 30 veces inferior al de los bonos ligados al banco Lehman Brothers.

Este último punto es el que más polémicas está sembrando ya que, según aseguran algunos de los afectados a este confidencial, la banca privada española no les advirtió del riesgo. “Es más, les colocaron acciones preferentes como bonos”, recuerdan. Estas acciones, de riesgo de crédito elevado, se comercializaron como si fueran productos de renta fija garantizada, mayoritariamente entre inversores de perfil conservador, añaden.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·