Sábado 26/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

El ‘decálogo del opositor’: “cuidado con las grandes convocatorias”, olvidarse de las más exigentes si se tiene familia y presentarse a todas las de temario común

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Funcionarios y profesores especializados coinciden: “preparara una oposición nunca es una pérdida de tiempo, aunque se suspenda”. No obstante, la elección de la plaza a la que se opta es fundamental. El Centro de Estudios Financieros (CEF) ha elaborado un decálogo para no equivocarse de oposición.

El Confidencial Digital ha tenido acceso al decálogo elaborado por CEF, uno de los centros que mayor número de futuros funcionarios ha preparado en las últimas décadas. Las recomendaciones de estos expertos para escoger la oposición más apropiada a cada perfil son las siguientes:

-- Buscar una oposición acorde con la preparación académica de cada cual. Si se es licenciado o diplomado, es más conveniente aspirar a oposiciones de grado A1 o A2, y no caer en la tentación de optar a una oposición de inferior categoría, ya que suele haber una competencia más dura.

-- Antes de plantearse la realización de una oposición, es muy útil consultar el histórico de las distintas opciones disponibles: periodicidad de convocatoria, ratios de plazas/aspirantes o fechas de exámenes que, aunque no sean determinantes y pueden variar de una convocatoria a la siguiente, sí nos sirven como orientación. 

-- “Cuidado con las grandes convocatorias”. Desde CEF recomiendan ‘huir’ de este tipo de opciones, “a no ser que se adecuen muy bien a nuestro perfil”. En general, una oferta amplia de plazas no equivale a mayores oportunidades de aprobar:  el ratio puede llegar a ser de hasta 5.000 aspirantes por cada plaza convocada, lo que convierte determinadas oposiciones en prácticamente una lotería.

-- Escoger una oposición compatible con las circunstancias personales. No es lo mismo disponer de las condiciones idóneas para estudiar a tiempo completo que pretender compatibilizar trabajo con estudios. Para este último caso, “muchas de las oposiciones más exigentes quedan directamente excluidas, aseguran”.

-- No tener miedo a los temarios exigentes. En las oposiciones de nivel A1 o A2, sobre todo en las más duras y exigentes, se cuenta con la ventaja de que no se compite tanto con los demás aspirantes como con el temario, “con lo que con una buena planificación, constancia y la ayuda de un preparador, hay buenas posibilidades de aprobar”, animan los preparadores a los futuros opositores.

-- Ratio de plazas/aspirantes. Suele ser un buen indicador de las posibilidades reales que se tienen de aprobar.Hay más probabilidades de aprobar una oposición de 20 plazas con un ratio de 1 / 4 que otra en la que se convoquen 200 plazas y en la que el ratio sea de 1 / 4.000.

-- El primer destino que nos asignen una vez aprobemos la oposición es importante, ya que determina la ubicación geográfica en la cual desarrollaremos nuestra labor como funcionario. También recomiendan conocer de antemano las condiciones retributivas.

-- Es más prudente decantarse por unas cuya convocatoria sea regular y de la cual tengamos una expectativa real de cuándo volverán a ser convocadas. De este modo podremos diseñar un plan de trabajo y un calendario con vistas a esa presumible convocatoria.

-- Aprovechar la preparación que se ha dedicado a una oposición determinada para, con la adaptación correspondiente, intentar aprobar otra distinta en el futuro. Algunas oposiciones, por similitud de temario y por el tipo de actividad profesional asociada a las mismas, pueden servir de puente para realizar en el futuro otra oposición de grado equivalente, inferior o superior, pero dentro del mismo cuerpo o categoría.

-- Proyección formativa. “Preparar una oposición nunca es una pérdida de tiempo. Ni siquiera cuando no se logra el objetivo de aprobarla”, aseguran quienes ya han pasado por este trámite. “La formación que se adquiere al preparar una oposición, sobre todo en determinados campos, siempre es de utilidad, ya que es tan completa como cualquier master especializado en la materia, y puede ser de valiosa aplicación en una posterior carrera profesional en el ámbito privado”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·