Miércoles 13/12/2017. Actualizado 13:45h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

17 años después del vertido tóxico

La reapertura de las minas de Aznalcóllar creará 500 empleos en Andalucía

Una de las empresas que opta al contrato planea invertir 260 millones de euros. La Junta adjudicará el proyecto en los primeros meses del año

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La reserva minera de Aznalcóllar (Sevilla) volverá a la actividad en los primeros meses de 2015, diecisiete años después de la rotura de uno de los muros de contención de la balsa de decantación de estériles que provocó uno de los peores desastres medioambientales de Europa.  Se prevén crear 500 empleos en Andalucía.

Minas de Aznalcóllar. Minas de Aznalcóllar.

Aquel 25 de abril de 1998, el vertido de 4,5 Hm3 de agua ácida y lodos tóxicos afectó a un tramo de 62 kilómetros de los ríos Agrio y Guadiamar arrasando 4.600 hectáreas de terrenos de varios municipios de la provincia de Sevilla hasta llegar a los límites del Parque Nacional de Doñana. La empresa propietaria de las minas, la multinacional sueca Bolidén Apirsa cerró las instalaciones mineras y despidió a toda su plantilla de trabajadores.

Tras un largo proceso de recuperación de la zona afectada y la inversión de 89 millones de euros por parte de la Junta de Andalucía, la administración andaluza designará en los tres primeros meses de 2015  la empresa ganadora del concurso de explotación de los recursos mineros de Aznalcóllar. Dos compañías, Emeritas Resources España S.L.U. y Grupo México Minorbis pugnan por hacerse con la explotación de importantes reservas de cobre, plata, plomo y cinc.

Millonaria inversión para recuperar las minas

La Junta de Andalucía estudia la documentación presentada por las empresas consistente en un proyecto de investigación, proyecto de explotación y su plan de restauración, además del proyecto del establecimiento de beneficio. Sólo una compañía ha desvelado sus intenciones. Emeritas Resources, empresa canadiense cuyo principal accionista es el grupo financiero Forbes& Manhattan plantea un modelo de explotación subterránea que supondrá una inversión de 260 millones de euros con la creación de 500 empleos directos según los datos a los que ha tenido acceso ECD.

La compañía confía en multiplicar el empleo por "diez o doce" en el caso de la industria auxiliar.  Desde un punto de vista medioambiental, Emeritas apuesta por la explotación subterránea debido a que requiere una "inversión inicial menor" a los que se une que resulta " socialmente más aceptable que la minería a cielo abierto". Emeritas contempla la construcción de una planta de tratamiento propia donde tratar una media de entre 3.000 y 4.000 toneladas diarias de mineral. En cuanto a los residuos, la empresa canadiense pretende aplicar una técnica mediante la que se mezclan los residuos procedentes de la explotación con material aglutinante de cemento, que se introduce en la mina, rellemando los huecos que van quedando.

La Junta no consiguió recuperar el dinero invertido

El desastre minero de Aznalcóllar exigió un enorme esfuerzo de las administraciones para la recuperación de la zona afectada. La Junta de Andalucía dedicó 89 millones de euros en la limpieza de los residuos y la recuperación de la flora y fauna afectada por la contaminación de metales pesados.En 2002, el gobierno andaluz acudió a los tribunales contra Bolidén Apirsa, presentando demanda ante el juzgado de Primera Instancia Nº 11 de Sevilla que se declaró incompetente, decisión que posteriormente fue ratificada por la Audiencia Provincial de Sevilla y por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

En 2004, el Tribunal Supremo condenó a la multinacional sueca al pago de 45 millones de euros en concepto de indemnización por los daños causados, sentencia que Bolidén no cumplió al entender que el accidente se produjo por un "factor externo". La Junta presentó entonces un recurso ante el Supremo, que en 2012 ordenó que el caso regresara al mismo juzgado sevillano que se inhibió una década antes. Desde entonces se intenta determinar a quién corresponde la limpieza de la zona afectada por el desastre. Los 21 técnicos imputados en el caso resultaron absueltos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··