Jueves 14/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

El conflicto con la cúpula comenzó hace una semana

La rebelión de los inspectores del Banco de España esconde una guerra salarial

La petición de dimisión del subgobernador es una reacción de los técnicos de Madrid porque los funcionarios enviados al BCE en Frankfurt cobran más y tienen mayores privilegios

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Una guerra salarial Madrid-Frankfurt se esconde detrás de la rebelión de los inspectores del Banco de España contra el subgobernador Fernando Restoy. La diferencia entre las retribuciones que perciben los profesionales que ya trabajan desde hace unos meses para el BCE y los que permanecen en Madrid ha desatado el conflicto con la cúpula.

Fernando Restoy, subgobernador del Banco de España.  Fernando Restoy, subgobernador del Banco de España.

En un comunicado insólito emitido el pasado jueves por el Banco de España, defendió la labor de la institución en el caso Bankia y avaló la gestión del subgobernador, Fernando Restoy, a quién la Asociación de Inspectores del Banco de España (AIBE) pidió que dimitiera en una notadifundida el martes.

La Comisión Ejecutiva, que se reunió para analizar las acusaciones de este colectivo, rechazó que el Banco de España, como afirmaba la asociación, hubiera emitido un informe para contradecir a los peritos designados por el juez en el caso Bankia.

Sin embargo, el último motín no esconde, sin más, la histórica reivindicación de que su trabajo se equipare al de los inspectores fiscales y que sus informes no puedan ser modificados por instancias superiores cuando tienen reconocida la competencia para elaborar los documentos finales e imponer las sanciones o recomendaciones de actuación a las entidades supervisadas.

Guerra salarial entre Madrid y Frankfurt

Según ha sabido El Confidencial Digital por fuentes internas del Banco de España, una guerra salarial con los inspectores que se han ido desplazando a Frankfurt para incorporarse al Mecanismo Único de Supervisión (MUS), en los dos últimos años, se encuentra también entre los motivos del plante de la semana pasada.

Los técnicos que permanecen en Madrid protestan porque más de un centenar de técnicos del Banco de España enviados al BCE cuentan ahora con unas condiciones económicas ventajosas con respecto a los que desempeñan su trabajo en la supervisión nacional.

Los equipos están formados por profesionales del BCE y de los supervisores nacionales, lo que ha obligado también posteriormente al Banco de España a buscar nuevos inspectores que sustituyan a los que se han ido trasladando a trabajar a Frankfurt.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··