Domingo 21/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Los sindicatos, ante un Gobierno de Rajoy: “No vamos a montar una huelga general el primer día”. Tiene dos ‘líneas rojas’: derechos laborales y que los ricos paguen la crisis

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

¿Qué van a hacer los sindicatos si el Partido Popular gana las elecciones de noviembre? Dicen que no están ‘preparando’ una inmediata huelga general. Y que esperarán a ver qué medidas toma el Gobierno de Mariano Rajoy. Pero sí tienen fijadas unas ‘líneas rojas’, que no permitirán que sean traspasadas.

Las dos grandes centrales sindicales, Comisiones Obreras y UGT, no están trabajando en montar una inmediata huelga general tras los resultados de los comicios del 20 de noviembre, si gana el PP. Es lo que El Confidencial Digital ha escuchado a miembros de la cúpula sindical.

“No estemos pensando en huelgas generales desde el primer día. Esa estupidez la dice algún periódico de la derecha mediática”, declara uno de sus máximos dirigentes.

Asumido que ganará el PP

Las centrales sindicales tienen  asumido el triunfo del PP en las elecciones generales. Y están dispuestas a convertirse en una fuerza de oposición, respaldando la actividad del PSOE y otros partidos de izquierda. Ese apoyo será mucho más claro si los socialistas salen muy debilitados y se sitúan en los 110 o 120 diputados, como pronostican algunas encuestas, incluso del propio PSOE.

No obstante, las fuentes sindicales a las que ha tenido acceso ECD explican que en este momento no existe una estrategia definida a corto plazo. Dependerá de qué pasos vaya dando el nuevo Gobierno, en un lapso de tiempo que de momento fijan en los seis primeros meses de gestión. No hay que esperar una huelga general antes de ese plazo.

Con Aznar al frente del Gobierno, dicen en Comisiones Obreras,  “no nos fue tan mal. Al final hubo una relación mejor de la esperable con un partido de derechas”.

Reconocen que tuvo mucho que ver la dirección ejercida por Jose María Fidalgo, que moderó mucho las posiciones del sindicato. Por el contrario, Cándido Méndez  fue más radical: en ese tiempo, UGT estuvo alineado con las tesis del PSOE, de oposición dura.

Primeras alarmas

Los dirigentes sindicales no descartan que Mariano Rajoy intente plantear un Gobierno de centro. No obstante, han saltado las primeras alarmas, el conocer las decisiones de María Dolores de Cospedal en Castilla-La Mancha, y de Esperanza Aguirre en Madrid, con los recortes en servicios públicos

“Si es el inicio de una futura batalla para cargarse el Estado de Bienestar, ahí estaremos de frente y sin parar”, dicen en la cúpula de los sindicatos.

Concretamente, advierten de que, si Rajoy sigue esa línea, recortando servicios públicos esenciales y no haciendo pagar impuestos a los ricos, “las centrales van a estar en primera línea de oposición”.

Dos líneas rojas

A la espera de lo que haga Mariano Rajoy cuando llegue a La Moncloa, los sindicatos tienen marcada su estrategia por dos líneas rojas: qué nivel de recortes aplica el próximo Gobierno (en concreto, los derechos de los trabajadores y de las clases menos favorecidas), y cómo reparte los costes de la situación. “Las clases pudientes y  la banca deben pagar la crisis, no las clases medias  y los trabajadores y parados, como hasta ahora”.

“Sobre esas premisas, y en función de lo que haga el Gobierno, actuaremos”, se escucha en las cúpulas de los sindicatos.

No obstante, siguen diciendo que no esperan un Gobierno de derecha pura y dura, sino de centro derecha, acogiéndose a lo que dice la autobiografía de Rajoy que acaba de publicarse, “En confianza”, donde afirma que va a dialogar con todos y a gobernar para todo el país y para las clases medias y bajas.

Desde luego, no esperan unos recortes brutales “a la griega”, porque entonces “no queremos ni pensar cómo se pondría el panorama social y laboral”.

Frente a quienes argumentan que en España los sindicatos tienen muy baja afiliación en comparación con Europa, que viven de los Presupuestos de Estado, y que no tienen capacidad de movilización, en la dirección de las dos grandes centrales se escucha un aviso: “Atención, que estamos implantados en todos los servicios públicos esenciales de este país”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·