Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Supera la vuelta a la rutina, tanto dentro del trabajo como fuera

El 33% de los empleados sufren síntomas de malestar antes de volver al trabajo. Quienes padecen el síndrome post-vacacional con frecuencia presentan una reacción de ansiedad, de miedo a fallar o de no estar a la altura.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El conocido como síndrome post-vacacional, es decir, la depresión y ansiedad que nos embarga cuando las vacaciones acaban y toca volver a ponerse las pilas, no se considera una enfermedad. 

Supera la vuelta a la rutina Supera la vuelta a la rutina

Sin embargo, según un estudio realizado por Adecco, el 33% de los trabajadores sufrirán síntomas de malestar antes de volver al trabajo y el 66 % restante podrán sufrir fatiga o estrés.

Esto no quiere decir que tengamos alergia a trabajar sino que, los culpables de estos efectos secundarios que tiene la vuelta a la realidad, son los cambios de horarios, estilo de vida y obligaciones tras los días de descanso, ya que desde el punto de vista biológico, el organismo necesita un período para acoplarse a la rutina.

Conscientes de esto, los profesionales del Hospital Universitario HLA Moncloa, bajo el lema ´Puesta a punto tras las vacaciones´ trataron este tema en la mesa informativa que se celebra mensualmente en la campaña ‘Más Saludable’.

Tras descansar, toca trabajar

El Dr. Abad Almendro, Responsable del Servicio de Medicina Interna de HLA Universitario Moncloa define este síndrome “como una serie de respuestas emocionales y físicas que nuestro cuerpo genera al deber afrontar la reincorporación a las obligaciones laborales, académicas o incluso de la vida cotidiana, después de disfrutar de un período de descanso, generalmente fuera del domicilio habitual, en el que se tiene una conducta, actividad física e intelectual diferente a la del resto del año”.

La sintomatología suele aparecer el día antes o el mismo día en el que toca reincorporarse a la realidad. “Quienes lo padecen con frecuencia presentan una reacción de ansiedad, de miedo a fallar o de no estar a la altura”, explica el especialista, y añade que “los síntomas más comunes son las taquicardias, nerviosismo, malestar físico con cansancio, palpitaciones, cefalea, temblor, apatía, aumento de la sudoración, falta de apetito y de sueño, y hasta sufrir molestias musculares y digestivas. En principio, lo habitual es que desaparezcan en unas dos semanas. En caso de que no sea así, se recomienda consultar con un médico”.

Es conveniente contextualizar que los síntomas van a estar directamente relacionados con las circunstancias personales de cada uno, y del entorno que le rodea y al que se reintegra. “Por ejemplo, no serán los mismos síntomas para aquella persona que regresa a su puesto de trabajo ‘vocacional’, en el que existe una perfecta relación personal con el resto de los compañeros, que el de aquél individuo que vuelve a un puesto para el que está sobre-cualificado o en el que tiene mala relación con el compañero de mesa.

Tampoco la vuelta a la normalidad es la misma si durante el período de vacaciones han aparecido nuevos problemas de índole sentimental o de salud”, declara el Dr. Abad.

                                                                       

      

Hacer frente a la rutina en el trabajo y fuera de él

Este síndrome, según el Dr. Abad, hay que afrontarlo tanto dentro como fuera del ambiente laboral. “Es importante comenzar poco a poco e identificar aquellas situaciones que nos puedan generar conflicto y enfrentarnos a ellas progresivamente, modulando el trabajo de menos a más intensidad y empezando por las tareas más satisfactorias. A veces lo más difícil, es decir, un ‘no’, y al mismo tiempo es lo más liberador”.

Además, el profesional nos recuerda que no solo hay que gestionar las tareas, sino que hay que trabajar también las relaciones profesionales. “La vuelta de las vacaciones es un buen momento para limar y olvidar aquellas asperezas que pudieron quedar antes de la marcha, y para ello hay que reforzar los vínculos interpersonales en los momentos de descanso laboral”.

Pero no podemos olvidar que no todo es trabajo, también hay que mantener un orden de prioridades y objetivos, compaginados con alguna actividad relajante o placentera pero que no suponga más ansiedad.

Adaptar progresivamente los horarios habituales, como la hora de sueño, y comenzar a practicar ejercicio de forma asidua, es también un buen consejo a la hora de que la vuelta a las responsabilidades no nos sorprenda. Además, es un buen momento para moderar los excesos tras las vacaciones cuando se considera como un cambio de estilo de vida saltándose todas las “normas”.

No es bueno considerarlo así, no conduce a nada y supondrá una vuelta a la realidad más dura. Durante las vacaciones debemos hacer aquello que nos gusta, que nos causa sensación placentera sin que a su vez nos vaya a suponer un problema unos días más tarde”, aconseja el internista de HLA Universitario Moncloa.

Por último, es necesario asumir que es un proceso transitorio en el que se debe mantener la calma. Y sobre todo se aconseja ser optimista y no exagerar los aspectos que se interpreten como negativos. Puede ayudar recordar que la vuelta al trabajo es, en muchas ocasiones, una situación de fortuna para la persona, máxime si por desgracia ha vivido períodos previos de desempleo. 


También te puede interesar...

Motor

Michelin Pilot Sport Cup 2 y Porsche 911 GT2 RS. Una pareja de récord Leer

Negocio

Una​ ​asociación​ ​gallega​ ​exige​ ​que​ ​los​ ​pirómanos​ ​sean​ ​juzgados​ ​como​ ​“terroristas medioambientales” Leer

Motor

Acuerdo ALD Automotive y Amovens. Una nueva forma de movilidad Leer

Negocio

Microcréditos y plataformas de broker trading: herramientas financieras online Leer

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·