Lunes 18/12/2017. Actualizado 11:26h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Cómo cuidar los oídos de tus hijos y la voz en los días de frío

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En esta época, las visitas de los padres con sus hijos al otorrinolaringólogo por patologías como otitis agudas y faringolaringitis se incrementan debido al constante malestar a causa de las bajas temperaturas.

Consulta del otorrinolaringolo. Consulta del otorrinolaringolo.

La laringe y el oído son dos de los órganos que más sufren las bajas temperaturas en invierno. De hecho, en las consultas de los hospitales se están incrementando las patologías derivadas del frío como la otitis media-aguda en los niños y la faringolaringitis aguda en los adultos.

Éstas tienen su origen en cuadros víricos o bacterianos catarrales. “El tiempo de recuperación suele ser variable, dependiendo del germen causante y el estado de salud previo del paciente, concluye el doctor Fardoun, otorrinolaringólogo del Hospital Vithas Parque San Antonio, perteneciente al grupo sanitario Vithas. El doctor, traslada una serie de consejos prácticos para hacer frente a estas dolencias en niños y adultos.

Cómo tratar la otitis en los niños

Para evitar las complicaciones de esta patología ótica en los más pequeños de la casa, las recomendaciones que el doctor Fardoun traslada a La Buena Vida son las siguientes:

Si tu hijo se queja de dolor o molestias en un oído, la primera recomendación es acudir al médico de cabecera o especialista, que basándose en la exploración del menor, concluirá de qué se trata y le proporcionará la medicación necesaria.

Los niños pequeños son incapaces de explicar su dolor y mostrarán éste a través de manera irritable a través de un llanto más fuerte de lo habitual y a veces diferente, como un quejido. Además como síntoma de la otitis se encuentra la fiebre alta, la falta de apetito o el hecho de que los niños duerman mal.

Si se trata de una otitis extrema, lo más probable es que su médico le recete un tratamiento antibiótico tópico en gotas, para el que se ha de acudir al hospital para obtener la receta que permita adquirirlo en la farmacia. La aplicación de estas gotas durante siete días suele ser suficiente para obtener la curación. En algunos casos puede ser necesario asociar a este tratamiento local un tratamiento general con antibióticos por vía oral.

Si, por lo contrario, las dolencias de nuestro hijo se deben a una otitis media, la fiebre será elevada y con todas sus manifestaciones propias: tiritonas, piel de gallina, labios azulados, rechazo al alimento y dolor de cabeza. En otros solo habrá fiebre, que no sobrepasará los 38 grados.

Ante la otitis mencionada en el anterior párrafo, la primera medida es tratar el dolor, ya que en la mayoría de las ocasiones la infección remitirá y el cuadro clínico desaparecerá en pocos días. Para ello, podemos acudir al paracetamol o ibuprofeno.

Si el niño padece otitis es necesario hidratarlo bien. La falta de apetito no debe preocuparnos en exceso puesto que el niño lo recuperará en pocos días.

En niños con otitis medias reiteradas, debemos evitar algunos factores de riesgo como la guardería, el humo del tabaco o las alergias. Si con ello no se controlan, se debe planear la vista al especialista para la eliminación quirúrgica de adenoides y, en algunos casos, la colocación de tubos de drenaje en el tímpano.

Cuida tu voz en invierno

La faringolaringitis (inflamación de faringe y laringe) y los catarros son dos de las patologías más comunes en los adultos en esta época invernal producidas por virus o bacterias. Estas dolencias provocan que las cuerdas vocales sufran mucho porque, además de la inflamación de las vías altas, “el frío provoca disfonía y ronquera”, afirma Fardoun. Por este motivo y para cuidar nuestra voz en invierno, el especialista aconseja no carraspear o toser habitualmente. Por otro lado, recomienda no forzar las cuerdas vocales mediante gritos o hablando a largas distancias. Respecto a esto, apunta que debemos evitar hablar en lugares ruidosos. Tampoco aconseja hablar mientras se realizar ejercicio físico o cantar en tonos que no resultan favorables para nuestra garganta.

Una de las maneras para conseguir más aguante respecto al tiempo a la hora de hablar es contraer el pecho, los hombros, el cuello o la garganta. Estos esfuerzos se han de evitar para mantener nuestra garganta con salud.

Hemos de evitar también hablar prolongadamente en tono bajo y monótono. Tenemos que evitar la tensión en mandíbulas o apretar los dientes a hablar. Otra manera de cuidar nuestra voz es evitar los susurros y sonidos no naturales como imitaciones. 


También te puede interesar...

Tendencias

Blue Banana: dos niños revolucionan la moda juvenil Leer

Cuídate

Beneficios del aumento de pecho Leer

Negocio

Factores que hacen de Montevideo una ciudad estable y atractiva para invertir Leer

Gourmet

5 Estuches de cata de aceites para regalar estas Navidades Leer

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··