Lunes 21/05/2018. Actualizado 08:53h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Para hablar inglés solo hay que escuchar

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Visual Listening, término acuñado por la empresa BrainLang, www.brainlang.com  propone aprender un idioma sin estudiar y  basándose únicamente en el listening

Brainlang Brainlang

Puede parecer una contradicción, pero no lo es. Escuchar un idioma es la mejor manera de aprenderlo. Durante décadas las técnicas de enseñanza del inglés se han centrado en aplicar metodologías orientadas al “estudio tradicional” (memorización, ejercicios, repeticiones…), técnicas que, sin duda, funcionan en otros campos del conocimiento (Matemáticas, Historia), pero no con el Lenguaje.

Estudiar, como concepto amplio (que engloba aprender gramática, memorizar palabras,  etc), es una fórmula que puede ser de gran utilidad para mejorar el dominio de una lengua en una fase posterior, pero no es la fórmula ideal para aprender a comunicarse.

La razón es sencilla, el elemento diferenciador básico entre las diferentes lenguas es su diversidad sonora. Cuando somos niños, aprendemos a identificar aquellos fonemas que son propios de nuestra lengua materna y desechamos el resto (los sonidos que no se ajustan a la estructura lingüística de nuestro idioma). Por eso, cuando nos hacemos mayores, al no estar acostumbrados a identificar y utilizar esos sonidos, nos cuesta tanto entenderlos. Simplemente nuestro  oído no está habituado a registrar esos fonemas y nos parecen ruidos ininteligibles, produciéndose un bloqueo en la comunicación. Entonces, ¿cuál es la mejor fórmula para aprender una nueva lengua en la edad adulta?

En 1995, el doctor  Ashley Hastings,  profesor emérito de TESOL (Teaching English to Speakers of Other Languages) en la Universidad de Winchester, Virginia, decidió estudiar las habilidades implicadas en el aprendizaje de un idioma y efectuó el siguiente experimento: utilizó a un grupo de estudiantes de inglés para determinar cuál de las cuatro habilidades básicas del lenguaje: Listening, Reading, Speaking y Writing, era la que menos dominaban. A continuación, los estudiantes trabajaron enfocados en esa habilidad que les resultaba más compleja, de forma exclusiva, durante un curso intensivo de cuatro semanas. 

El mejor método: concentrarse en Listening

Tras finalizar el experimento  Asheley  Hastings demostró que los alumnos que habían estado dedicados a la práctica del Listening, de forma exclusiva,  no solo progresaban cinco veces más rápido en su capacidad para entender ingles de lo que lo habían hecho los alumnos concentrados en trabajar las otras cuatro habilidades, sino que, además, mejoraron significativamente, por encima del resto, sus capacidades en las demás habilidades (Writing, Reading y Speaking). La conclusión evidente del experimento fue que, el mejor modo de mejorar las cuatro habilidades básicas del lenguaje, es concentrarse en el Listening

Con resultados parecidos, en 2006, un Estudio publicado en el Journal of Memory and Language, por la profesora Melissa Baese-Berk, reconocida lingüista de la Universidad de Oregón, reveló que, a la hora de aprender una nueva lengua, resulta mucho más útil  para el aprendizaje escuchar esos nuevos sonidos (fonemas) en silencio, antes que intentar pronunciarlos, puesto que el esfuerzo de hablar (imitando lo que oímos) hace que nuestra percepción se distraiga y el aprendizaje se ralentice.

Un idioma se aprende por el oído

Por tanto, la Ciencia demuestra que la manera más efectiva de aprender un idioma es entrenar el oído. Lo que nosotros hemos concebido como Visual Listening, que es Listening potenciando la comprensión con video-imágenes y subtítulos, dentro de un entorno de bajo estrés, adaptado al nivel de cada usuario.

Si no somos capaces de entender lo que nos dice una persona en una lengua extranjera que conocemos, no es porque no tengamos los conocimientos teóricos necesarios, sino porque no los hemos adquirido de la manera adecuada. Quizá sepamos cómo se escribe y por qué, pero necesitamos entender ese sonido, y que nuestro cerebro sea capaz de interpretarlo e integrarlo como un mensaje con significado. Es así como el cerebro integra el lenguaje. Y así es como BrainLang se propone reinventar el aprendizaje de idiomas en el mundo. Porque para hablar un idioma, primero hay que entrenar el oído.

Visita  www.brainlang.com y descúbrelo por ti mismo/a.

Brainlang Brainlang

Etiquetas
, , ,

También te puede interesar...

Tendencias

La Copa S.M. El Rey - Trofeo Volvo viaja a Irlanda con el triunfo de Denis Lynch Leer

Cuídate

Nutella y el aceite de palma: desmontando mitos Leer

Cuídate

GluQUO, la app madrileña que facilita la vida de los diabéticos Leer

Gadgets

Por qué Google necesita saber todo sobre nosotros Leer

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··