Miércoles 13/12/2017. Actualizado 13:45h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Cuidado con el calzado que usas en verano: las chanclas son peligrosas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Usar chanclas de forma habitual puede ser peligroso para la salud del pie. Aunque se trata de uno de los tipos de calzado más elegidos en verano tanto por hombres como por mujeres, lo cierto es que su uso continuado puede provocar dolores en talones y arco del pie, generar esguinces y hasta úlceras. 


El uso de las chanclas en verano. El uso de las chanclas en verano.

En verano, es frecuente que muchas personas utilicen chanclas como su calzado habitual y esto es un error que puede acarrear problemas futuros para la salud del pie. Por este motivo, los expertos aconsejan limitar su uso a playas o piscinas: “se trata de un calzado que no sujeta el pie y el riesgo de lesiones es alto”.

Según advierten desde el Colegio de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV), los riesgos más comunes son esguinces, dolores en el talón y arco del pie o fracturas por estrés. Sin embargo, estos no son los únicos problemas que pueden llegar a provocar.

Al no ofrecer un soporte adecuado al pie, existe una tendencia a curvar los dedos para sujetarlas. Esto provoca que los paso que se den sean más cortos, por lo que hay que realizar un esfuerzo extra al caminar.

Este gesto, en apariencia inocuo, supone tensar de forma continua músculos y tendones, sin ser conscientes de que al andar con chanclas se estira demasiado la fascia plantar, pudiendo llegar a causar inflamación, dolor o cansancio, entre otros.

Lesiones más frecuentes

El uso de chanclas no es igual de nocivo para todas las personas que las utilizan. En función de la fisonomía del pie, el uso que le demos y sobre todo, la forma y calidad de los materiales, las lesiones podrán variar o ni siquiera llegar a producirse.

Entre las lesiones más comunes destacan las siguientes:

-- A corto plazo: esguinces, dolores en talones y arco del pie.

-- A largo plazo: fracturas por estrés o, incluso, juanetes. Además, es peligroso utilizarlas como calzado habitual porque incrementan el riesgo de accidentes como tropiezos o enganches al subir o bajar escaleras.

Quién debe evitar su uso

Desde el ICOPCV se ha señalado que las personas con problemas de circulación o diabéticas, deberían evitar su uso.

Es frecuente que este tipo de pacientes tengan reducida la sensibilidad en los pies. Una lesión de estas características, en personas que por diferentes motivos puede que no noten el dolor, puede llegar a generar una dolencia grave, como una úlcera.

Cómo escoger las chanclas adecuadamente

-- Deben sujetar adecuadamente el empeine y el tobillo. Las chanclas comunes no llevan cambrillón (pieza que da consistencia a la suela) y esto hace que no sea un calzado estable y aumentando el riesgo de torcedura de tobillo.

-- La suela debe estar confeccionada en un material semirígido, grueso y de alta densidad que amortigüe los golpes de los pasos al caminar y no se doblen.

-- Que tenga la forma ergonómica del pie para adaptarse a la pisada adecuadamente.

-- Hay que evitar comprar chanclas excesivamente baratas en tiendas que no están especializadas en calzado porque podrían estar fabricadas con materiales poco saludables o, incluso tóxicos, y provocar alergias y otros problemas en la piel.



También te puede interesar...

Gourmet

Abre en Madrid la primera tienda gourmet y vinoteca de MiSpain, un nuevo concepto donde probar antes de comprar es la religión Leer

Negocio

Informes de empresas, un arma para conocer a la competencia Leer

Tendencias

La tradición del amigo invisible en Navidad Leer

Gadgets

Cómo ahorrar dinero al comprar un móvil Leer

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··