Lunes 16/07/2018. Actualizado 13:24h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Llega el frío. Cómo hacer el cambio de armario en un par de horas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Armario. Armario.

 Cuando bajan las temperaturas, debemos realizar lo que se conoce como ‘cambio de armario’, es decir: sacar la ropa de verano y sustituirla por la de invierno. Esto se debe a que por comodidad y, en ocasiones, por espacio es mejor no tener toda la ropa en el mismo armario.

Para llevar a cabo este proceso, es importante seguir una serie de consejos para que la ropa no se estropee en el cambio.

Lo primero que hay que saber es que para realizar el cambio de armario es necesario tiempo, por ello has de planificar el día en función del tiempo del que dispongas pensando en el volumen de ropa que tienes en el armario.

Además, conviene tener un orden específico. No se debe hacer de forma aleatoria sino que es preferible seguir un orden específico. Esto nos ayudará, de nuevo, a ahorrar tiempo.

Orden y limpieza, dos factores muy importantes

El orden más aconsejable es primero sacar la ropa de verano del armario e ir doblándola y separándose por prendas de manera que, por ejemplo, las camisetas queden separadas de los vestidos. Una vez hayamos vaciado el armario, comenzaremos a meter la ropa de invierno, introduciendo en las cajas la ropa de verano previamente doblada.

Antes de guardar las prendas de invierno en el armario, cuando esté prácticamente vacío, es el momento de limpiarlo en profundidad, aspirando y quitando el polvo. Con ello evitaremos que nuestra ropa puede mancharse una vez lavada.

Debemos ser organizados a la hora de colocarlos. Esto depende del espacio disponible, aunque por lo general es conveniente colocar lo más pesado y voluminoso abajo, ya que son las prenda menos susceptibles de ser dañadas, y las prendas más delicadas arriba.

Siempre conviene que el cambio no sea absoluto. Hay muchos días de otoño-invierno en los que las bajas temperaturas son menos perceptibles. Por ello, es preferible dejar alguna prenda de entretiempo -un jersey fino, una chaqueta o sudadera de algodón, chubasqueros y similares- por si algún día subieran las temperaturas.

Organización y aprovechamiento del espacio

Para el aprovechamiento del espacio es importante que las perchas que se coloquen sean del mismo tamaño. Así, ocuparán lo mismo y se podrán organizar mejor las prendas. Si unas perchas son más grandes que las otras, la ropa quedará a distintos niveles y el aprovechamiento no será óptimo.

Además, para aumentar la capacidad y poder organizar la ropa por distintos sectores, se pueden colocar baldas o estantes donde se crea adecuado.

Cuando toque guardar la ropa en el armario, y siguiendo el consejo anterior, es importante también que ordenemos el armario a nuestro gusto, pero que esté ordenado. De tal manera que por ejemplo, puedes clasificarla por gusto, o por momentos de utilización: hacer deporte, ir a trabajar, ocio…

Dónde guardar la ropa de verano

Antes de guardar las prendas, conviene meterlas en la lavadora. Este lavado se ha de realizar de forma específica: sin suavizante, ni lejía y con poco detergente. Así se evitarán olores desagradables cuando la ropa esté guardada durante mucho tiempo. Además, a este respecto, se pueden colocar bolsas de tela rellenas de plantas aromáticas entre la ropa para que mantengan un buen olor con el paso del tiempo.

Hay varios lugares donde podemos colocar la ropa que no vayamos a usar durante el invierno, y debemos conocer qué es lo que ofrece cada una de ellas para elegir cuál emplearemos.

-- Bolsas de tela: son las más recomendables ya que permiten que las prendas respiran. Al ser opacas, es aconsejable que se clasifique por prendas y se etiqueten las bolsas para, en caso de necesitarlas, saber dónde se encuentran.

-- Bolsas o cajas transparentes: en este caso el etiquetado es innecesario y es conveniente cuando vayamos a guardar la ropa de verano en un lugar húmedo, con fin de que ésta no se estropee. Sin embargo, el problema de este embalaje es que nuestras prendas no transpiran de manera correcta.

-- Cajas de cartón: éstas protegerán la ropa de las polillas. Sin embargo, están hechas de un material que no es resiste a la humedad.

-- Embalajes al vacío: aunque más caros, tienen la ventaja de que bien doblada en estas bolsas especiales se ahorrará espacio en casa.

En caso de haber prendas que sea necesario guardar colgadas, como los trajes, se ha de elegir una funda de tela y usar una percha con forma, como las de madera.

En el caso de los zapatos, conviene limpiarlos y ponerles crema en caso de que sean de piel. Se han de rellenar con papel que no destiña o plástico y colocarlos en cajas, preferiblemente de madera, para que no se deformen. Además, se pueden incluir bolsas anti-humedad, para su mejor conservación. 


También te puede interesar...

Motor

¿Cómo cambiar el aceite de un vehículo sin ir al taller? Leer

Tendencias

Mudanza y trasteros, una solución a tu espacio Leer

Jurídico

El PSOE solivianta a los abogados con la reforma de las costas judiciales Leer

Estilos

Un secuestro de Zapatillas, un asalto a la Capital y ¿una televisiva aparición? Leer

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··