Domingo 19/11/2017. Actualizado 11:46h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La mirada crítica

Automóviles cada vez más potentes (II). Surge la pregunta del millón

Ser dueño de un vehículo exclusivo con unos cuantos centenares de caballos y unas prestaciones estratosféricas no significa que haya que salir a carretera y viajar a velocidades prohibitivas.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Existen una serie de sentimientos   ligados a lo más íntimo del ser humano que justifican su posesión. Además de entrar en escena otros factores como, el coleccionismo o la mera inversión en un objeto con un alto potencial de revalorización.


Automóviles cada vez más potentes (II) Automóviles cada vez más potentes (II)

Manuel Reyes

Las prestaciones o el tremendo potencial de un exclusivo vehículo por el que hay que desembolsar más de 300.000 euros pueden servir para que su propietario presuma ante sus amigos en el más exquisito club de golf, de la misma manera que el dueño de un flamante GTI compacto de 250 CV hace lo propio en el bar de copas de moda. No hay que dejar en el tintero a los excéntricos atiborrados de dinero (paradójicamente, cada vez hay más) que no saben en qué gastarlo ni a los especuladores, que suelen comprar piezas únicas, guardarlas en el garaje y esperar a que se revaloricen para posteriormente venderlas.

De todas formas, con semejante poderío económico, estos humanos tocados por el dedo de la diosa fortuna (y en algunos casos vaya usted a saber de quién) siempre podrán dar rienda suelta a los centenares de caballos de su superdeportivo, sin ningún tipo de restricción, en un circuito. No será por no poder pagar el alquiler de uno de estos recintos cerrados. Ahora bien, entonces sí aparecerán restricciones: las impuestas por el nivel de conducción de cada uno.

En la última edición del Salón de Fráncfort los automóviles más exclusivos acapararon una vez más gran parte del protagonismo. El nuevo Bentley Continental GT y el Lamborghini Aventador S Roadster, a los que se puede unir el Ferrari 812 Superfast (debutó en el pasado Salón de Ginebra).

Todo el sabor y la tradición inglesa mezclados con la más alta ingeniería alemana se dan cita en la tercera generación del bellísimo Bentley Continental GT. Bajo su capó late un poderoso motor biturbo de 12 cilindros en doble V con 6 litros de cilindrada que desarrolla 635 CV.

Las prestaciones en consonancia, firma una velocidad máxima de 333 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 3,7 s. El Ferrari 812 Superfast tiene un precio de 345.000 euros, mientras que el del Lamborghini Aventador S Roadster asciende a 426.000 euros. Ambos modelos comparten, al margen de la nacionalidad italiana, la arquitectura de sus motores: 12 cilindros en V.  

El Lamborghini  Aventador S Roadster monta un motor V12 de 6,5 litros que desarrolla 740 CV, acelera de 0 a 100 km/h en 3 s, mientras su velocidad máxima alcanza los 350 km/h. Pero el Ferrari 812 Superfast no se queda atrás. Bajo su capó esconde un V12 de 6,5 litros (800 CV) que le permite llegar a  los 340 km/h e invertir 2,9 s en pasar de 0 a 100 km/h. Pero si hay un superdeportivo de calle que dio mucho que hablar antes, durante y después de su comercialización es, el conocido como el coche de los 1.500 CV. Se trata del Bugatti Chiron, del que solo se producirán 500 unidades.

Un dato muy interesante tanto para coleccionistas como para interesados en invertir en un objeto con un alto potencial de revalorización con el paso del tiempo. Todo en él es superlativo, empezando por su motor de 16 cilindros en doble V con 8 litros de cilindrada, cuatro turbocompresores y una potencia de 1.500 CV. Atributos, todos ellos, que le han servido para convertirse en el vehículo de producción más rápido, más caro, más exclusivo, más…. del mundo. Su precio asciende a 2,4 millones de euros. Si impresionante resulta su velocidad máxima, limitada a 420 km/h, más aún su aceleración: invierte menos de 2,5 s para pasar de 0 a 100 km/h y menos de 6,5 s para pasar de 0 a 200 km/h.

Procesar estas impresionantes cifras supone echar mano de las siempre odiosas comparaciones: un Fórmula 1 invierte 2,2 s en acelerar de 0 a 100 km/h, y un avión de combate F-18 tarda 3,5 s. 



  • Automóviles cada vez más potentes (II) Automóviles cada vez más potentes (II)
  • Automóviles cada vez más potentes (II) Automóviles cada vez más potentes (II)
  • Automóviles cada vez más potentes (II) Automóviles cada vez más potentes (II)
  • Automóviles cada vez más potentes (II) Automóviles cada vez más potentes (II)
  • Automóviles cada vez más potentes (II) Automóviles cada vez más potentes (II)
  • Automóviles cada vez más potentes (II) Automóviles cada vez más potentes (II)
  • Automóviles cada vez más potentes (II) Automóviles cada vez más potentes (II)

También te puede interesar...

Motor

Automóviles cada vez más potentes (II). Surge la pregunta del millón Leer

Motor

Automóviles cada vez más potentes (I). Surge la pregunta del millón Leer

Negocio

Consejos para comprar de forma segura Leer

Destinos

Los mejores viajes: Punta Cana en la República Dominicana Leer

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·