Martes 12/12/2017. Actualizado 13:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Prueba

Mitsubishi Outlander PHEV Kaiteki 4WD. Silencio se rueda

Frente a los vehículos eléctricos puros, los híbridos enchufables constituyen una excelente alternativa.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A la gran autonomía que les proporciona su motor de combustión se une la ventaja de su batería de gran capacidad, que les permite recorrer en modo exclusivamente eléctrico distancias de hasta 60 km.


Mitsubishi Outlander PHEV Kaiteki 4WD Mitsubishi Outlander PHEV Kaiteki 4WD

Manuel Reyes

Los vehículos híbridos enchufables aportan contundentes soluciones a la movilidad eléctrica. Recogen lo mejor de dos tecnologías, la eléctrica y la híbrida. Permiten recorrer en modo eléctrico, sin el apoyo del motor térmico,  distancias razonables para los desplazamientos diarios, ir al trabajo, a la compra, etc.

Por la noche bastará con enchufar el vehículo a la red doméstica para recargar la batería, y al día siguiente seguir funcionando como si de un vehículo eléctrico se tratara. Pero la gran ventaja de los híbridos enchufables frente a los eléctricos puros radica en que no dependen de la servidumbre de su batería, pues para ello cuentan con un motor térmico. 


Dentro de los híbridos enchufables destaca, el Mitsubishi Outlander PHEV, el primer SUV o todo camino de estas características con tracción a las cuatro ruedas (4x4). A diferencia de otros híbridos de la competencia, el modelo de Mitsubishi presume de una serie de peculiaridades que le hacen diferente.

La mayoría de los híbridos funcionan en paralelo, es decir, pueden hacerlo con cualquiera de sus motores (eléctrico o térmico) o con los dos la vez. Los híbridos en serie son menos habituales (Opel Ampera), utilizan para su propulsión su motor eléctrico, mientras el térmico se encarga exclusivamente de accionar un generador para producir electricidad. Sin embargo, el Outlander PHEV puede funcionar en serie o en paralelo, ahí radica su originalidad.


A nivel de diseño exterior, el Mitsubishi Outlander PHEV es como el resto de sus hermanos. Destaca el logo “PHEV” en varios puntos de la carrocería, y lleva dos trampillas para el repostaje. La de la izquierda de acceso a la toma para el repostaje de gasolina, mientras la de la derecha porta las conexiones para la recarga eléctrica de la batería.

En el interior se repite la historia, pero algunos mandos como el selector del cambio o el cuadro de instrumentos presentan algunas diferencias. Curiosamente no existe caja de cambios, sólo una relación fija; la palanca, tras su accionamiento para escoger una de sus cuatro posiciones posibles vuelve a su posición neutral.

Estas posiciones son: D (marcha adelante), R (marcha atrás) N (punto muerto) y B que sirve para seleccionar los niveles de carga regenerativa cuando se deja de acelerar y los motores eléctricos ofician de generador para cargar la batería. 


Las tradicionales levas para el cambio situadas al lado del volante también sirven (exclusivamente) para regular dicho nivel de recuperación de energía o, lo que es lo mismo, la retención que producen los motores funcionando como generadores. La posición P o estacionamiento se acciona mediante un botón situado delante de la palanca. Poner el vehículo en marcha requiere tan solo pulsar un botón.

En el cuadro se sustituye el cuentavueltas por un indicador de uso de potencia. El silencio de marcha proporciona una inigualable atmósfera de confort para todos los ocupantes que invita a disfrutar tanto de los recorridos urbanos como de los largos viajes.


La factoría híbrida que esconde el Outlander PHEV consta de un motor de gasolina de 2 litros (121 CV) conectado al eje delantero, dos motores eléctricos, uno para accionar el eje delantero y otro el trasero, ambos de 82 CV, un generador y una batería de iones de litio de gran capacidad (12 Kwh). La potencia conjunta es de 203 CV. Apuntar que tanto los motores eléctricos como el generador son reversibles, los primeros al dejar de acelerar y el generador sirve para arrancar la mecánica de gasolina. El coche puede funcionar conforme a tres modos.

En condiciones normales, con carga en la batería y a velocidades de hasta 120 km/h, el modo de propulsión es eléctrico. Puede recorrer en este modo hasta 52 km. Si se necesita aporte de potencia (adelantamiento o subir una pendiente), el sistema pasa a funcionar en serie, es decir, se pone en marcha el propulsor de gasolina pero para mover exclusivamente el generador (no las ruedas). 


Cuando la batería está descargada o a partir de 120 km/h si tiene carga, el propulsor de gasolina es el responsable de mover el coche, encargándose los eléctricos de apoyarle cuando se demanda más potencia (funcionamiento en paralelo). La tracción 4x4 no lleva conexión mecánica entre ejes, un botón permite el funcionamiento 4x4 con bloqueo para pisos muy deslizantes.

La batería puede cargarse con el coche en funcionamiento mediante la carga regenerativa o bien pulsando la tecla de modo carga en el que el motor de gasolina mueve el generador. Pero la recarga propiamente dicha se efectúa en una toma doméstica (10 A) en 5 horas o en la mitad de tiempo si la toma es de 16 A. El precio del Mitsubishi Outlander PHEV Kaiteki 4WD con todos los descuentos aplicados, tanto de la marca como oficiales, es de 35.370€.



También te puede interesar...

Gadgets

Syltek y Playtomic innovan en el mundo de los clubs deportivos gracias a su software de gestión Leer

Motor

El etiquetado de los neumáticos. Descifrando el jeroglífico Leer

Estilos

¿Por qué comprar una vivienda en la Costa Blanca? Leer

Gourmet

Tres aceites que te harán desear desayunar sano Leer

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··