Motor
Volvo XC60. Velando armas

La segunda generación del Volvo XC60 llega al mercado después de nueve años de vigencia de la exitosa primera generación del SUV sueco.

A lo largo de este periodo ha sabido mantenerse como líder indiscutible de su segmento en el mercado Europeo.

Volvo XC60
Volvo XC60

Manuel Reyes

No es usual que un modelo permanezca en el mercado durante nueve años. Lo habitual es que los modelos de marcas especialistas tengan una vida media de seis años, periodo que suele dilatarse hasta los nueve años en el caso de vehículos de fabricantes especialistas.

Pero los SUV de Volvo resultan especialmente longevos, y la clave hay que buscarla en su gran aceptación.

Nada menos que doce años estuvo en catálogo, el primer Volvo XC90. Su hermano pequeño, el XC60, ha seguido sus pasos.

Debutó en 2008, y ahora en 2017 le llega un merecido a la par que ganado relevo de mano de la segunda generación, el nuevo Volvo XC60.

 

Sobre sus espaldas pesa una gran responsabilidad, revalidar el éxito de su antecesor, que supo mantener el listón de las ventas muy alto copando el liderazgo de los SUV de lujo de tamaño medio en Europa, además de representar el 30 por ciento del total de las ventas globales de Volvo.  

Pero es tal el aporte del nuevo XC60 en todas áreas, desde su acertado diseño hasta esa importante introducción de innovadoras e inéditas tecnologías en materia de seguridad, que se puede afirmar con rotundidad que sabrá aprovechar al máximo el señuelo recogido y continuar la carrera de éxitos de la primera generación.

Desarrollado sobre la nueva plataforma modular SPA, base de las Series 60 y 90, el nuevo Volvo XC60 forma parte del ambicioso plan de renovación de productos que emprendió Volvo en 2015, con el lanzamiento del XC90, y continuó en 2016 con la comercialización de los S90 y V90.

 

Los puntales sobre los que se ha basado su desarrollo son, una arquitectura modular, el empleo de nuevos motores de 4 cilindros en línea, la electrificación y la conducción autónoma.

Con 4,69 m de longitud, sus rivales naturales hay que buscarlos en vehículos como, el Mercedes-Benz GLC, Audi Q5, BMW X3 o Jaguar F-Pace, por poner unos significativos ejemplos.

Su diseño sigue las pautas marcadas por su hermano mayor, el XC90, aunque con unos recursos estilísticos que le personalizan fuertemente y marcan las diferencias.

Así, en el frontal, las típicas luces diurnas en forma de martillo de Thor se extienden ahora hasta la parrilla, mientras en el lateral destaca, el marcado perfil en forma de trapecio que recorre la parte baja de las puertas.

 

Nuevos sistemas de seguridad

Pero ante todo Volvo es y ha sido sinónimo de seguridad a lo largo de los 90 años de historia de la marca, motivo por el que todo nuevo modelo tiene que aportar algo, dar un paso adelante.

El XC60 introduce tres innovadores sistemas de seguridad en los que tiene un papel protagonista, el automatismo de la servodirección eléctrica. A este respecto, si el conductor invadiera de forma involuntaria el carril contrario, el sistema de atenuación de colisiones con vehículos del carril contrario le avisaría en una primera fase.

A continuación la asistencia automática de la dirección movería el volante en sentido inverso, situando de nuevo el vehículo en su carril. Funciona en un rango de velocidades comprendido entre 60 y 140 km/h.

Asimismo, en esta misma línea trabaja, el City Safety para evitar impactos con otros coches que circulen delante, bien se encuentre detenido o  se incorpore a la vía de forma súbita.

En este caso, si la aplicación automática de los frenos no fuera suficiente para evitar el impacto, entraría en acción la dirección para efectuar un cambio de trayectoria capaz de esquivar el vehículo (se activa entre 50 y 100 km/h). Por último, de todo este protocolo de actuación  también se beneficia el sistema BLIS de alerta de ángulo muerto.

 

El interior sigue los tradicionales dictados de calidad de Volvo, con materiales de primerísima calidad y un salpicadero de impactante diseño en el que destaca la pantalla táctil vertical de grandes dimensiones del sistema multimedia.

Desde la misma se controlan todas las funciones del coche, audio, teléfono, navegación, climatizador, etc.  La gama XC60 contempla un buen número de opciones para todas las necesidades.

Hay versiones diésel, de gasolina e, incluso, una híbrida. Todas tienen en común, un bloque motor de 4 cilindros en línea y 2 litros de cilindrada, además de llevar acoplado un cambio automático de 8 velocidades y tracción integral.

En diésel están disponibles las versiones D4 (190 CV) y D5 (235 CV), mientras en gasolina se ofrecen las T5 (254 CV) y T6 (320 CV). Completa la oferta, el híbrido T8 (407 CV). Los precios oscilan entre 51.190 y 76.283 euros.

Pero a finales de año se incorporarán a la gama, el T5 con tracción delantera y el D4 con cambio manual y tracción delantera. Más adelante, en la primavera de 2018, llegará el modelo de acceso, el D3 (150 CV).

 

 

Outbrain

Etiquetas: SUV, Volvo XC60, Volvo, XC90, Volvo XC90, Mercedes-Benz GLC, Audi Q5, BMW X3, Jaguar F-Pace