Miércoles 21/02/2018. Actualizado 12:56h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

¿Cómo debo llevar a mis hijos en el coche según la nueva ley de tráfico?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ya ha entrado en vigor la nueva ley de tráfico, por la que los menores que midan 1,35 metros o menos están obligados a viajar en los asientos traseros del vehículo, empleando los sistemas de retención infantil que exige la normativa.

Imagen de la DGT sobre la normativa acerca de los sistemas de retención infantil. Imagen de la DGT sobre la normativa acerca de los sistemas de retención infantil.

A partir del 1 de octubre, se incluye un nuevo artículo en el Reglamento General de la Circulación. Éste aclara cómo deben los padres colocar a sus hijos en el coche. En él se explica todo lo relativo al uso obligatorio de cinturones de seguridad y dispositivos de retención para niños en los vehículos.

Sin embargo, esta nueva normativa incluye algunas excepciones en las que los niños que no alcancen dicha estatura podrán viajar en el asiento del copiloto. Por ello, los niños que midan 1,35 metros o menos podrán viajar en el asiento del copiloto cuando las plazas traseras ya estén ocupadas por menores de edad que no superen esta altura, cuando no sea posible instalar todas las sillas destinadas a los niños pequeños necesarias o que se trate de un vehículo biplaza.

Las normativa de la Dirección General de Tráfico

-- Nunca se ha de llevar al niño en brazos, ni utilizar el mismo cinturón de seguridad que el adulto para protegerlo.

-- El uso de los sistemas de retención infantil, generalmente sillas, reduce un 75% las muertes y un 90% las lesiones.

-- Los padres han de asegurarse de que la silla esté bien instalada. Ésta no debe moverse- Por ello, la mejor opción es el anclaje mediante el sistema Isofix. Éste consiste en incorporar la silla a los asientos mediante unos anclajes que se enganchen en unos conectores situados en el asiento del coche, entre el respaldo y el asiento propiamente dicho.

-- La cabeza del niño nunca debe asomar por encima del respaldo de la silla. Si esto ocurre ha de cambiarse lo antes posible por otra del grupo superior.

-- Si el menor viaja en el asiento del copiloto, siempre justificado porque se dé uno de los motivos anteriores, es necesario desactivar el airbag frontal y colocar la silla en sentido opuesto a la marcha.

-- Los niños deben ir siempre bien anclados. De esta manera los adultos responsables deben asegurar que esto sea así incluso en los trayectos cortos, que es donde más conductas de riesgo se acumulan.

-- Por su parte, tráfico recomienda seguir utilizando el sistema de retención infantil homologado a su peso y talla hasta que el menor alcance los 1,50 m. Esto quiere decir que, a pesar de que la obligación desaparezca al alcanzar los 135 cm, es recomendable mantenerla hasta que crezca 15 cm más.

En esta normativa, además, tráfico advierte que en caso de poner en riesgo la seguridad del niño que viaja en el coche al no emplear una silla, el conductor perderá 3 puntos del carné de conducir y estará obligado a pagar 200 euros de multa.

Junto a esta nueva ley, se incluyen campañas específicas de control del uso de los sistemas de retención infantil y el cinturón. Además, los cambios a este respecto han sido divulgados a través de los medios de comunicación, redes sociales y asociaciones médicas, entre otras.

La silla infantil

La obligatoriedad de que los menores que midan menos de 1,35 deben viajar en una silla adaptada para ellos se mantiene.

Esta silla se ha de colocar en el asiento trasero, en sentido contrario a la marcha. De esta manera aumenta la seguridad ya que la fuerza en cualquier impacto se reduce. 

Para elegir el sistema de retención adecuado para nuestros hijos, debemos que tener en cuenta que éste debe adaptarse lo máximo posible al peso y a la estatura de nuestros hijos. Para seleccionar la más adecuada debemos elegir entre cinco tipos.

-- Grupo 0, cuco o capazo: recomendado para los bebés hasta que cumplan un año o alcancen los 10 kg de peso. Siempre ha de estar colocado en sentido opuesto a la marcha.

-- Grupo 0+, capazo o sillita: generalmente se emplea hasta que el menor alcance los 18 meses. No obstante, la referencia a tener en cuenta para cambiarlo, es cuando la cabeza del niño sobresalga del asiento.

-- Grupo I, sillita: se debe colocar esta cuando la silla del grupo 0+ se haya quedado pequeña. Es recomendable, llegado a este punto, que el sistema de retención se coloque en el sentido de la marcha, siempre y cuando se enseñe al menor a mantener los brazos pegados al cuerpo con el objetivo de que se mantenga siempre protegido.

-- Grupo II, asiento elevador con respaldo: es el que se suele emplear a partir de los cuatro años y hasta que el menor alcance los seis. Los menores comienzan a utilizar el cinturón de seguridad del coche de la misma manera que los adultos, pero, al tener una altura más elevada y respaldo, estarán más protegidos.

Estas sillas se fijan al coche mediante los puntos de anclaje de los cinturones de seguridad. En caso de que no encaje, se deberá pedir un cambio de los mismos en el taller.

También te puede interesar...

Cuídate

Todo lo que debes saber sobre la vitamina b12 Leer

Motor

Mini Cooper S E Countryman All4. Voltios con glamur Leer

Motor

Nuevas instalaciones de Tayre en Majadahonda para Alfa Romeo y Jeep. Siempre en la brecha Leer

Motor

Cristina Cifuentes recibe a los campeones del Dakar 2018 Carlos Sainz y Lucas Cruz Leer

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··