Martes 12/12/2017. Actualizado 13:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

¿El fondo de garantía de depósitos asegura nuestros ahorros?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

No pretendemos hacer saltar la voz de alarma con este artículo, sino ayudarte a ser algo más consciente de la realidad económica que afecta al sistema bancario y, en este caso, al FGD. La pregunta del día es ¿están asegurados nuestros ahorros por el fondo de garantía de depósitos?


¿El fondo de garantía de depósitos asegura nuestros ahorros? ¿El fondo de garantía de depósitos asegura nuestros ahorros?

Hemos consultado con los expertos del comparador de productos bancarios Busconómico, para que nos informen de las garantías que tienen nuestros ahorros depositados en las entidades financieras.

¿Qué es lo que cubre realmente el Fondo de Garantía de Depósitos?

En teoría (sí, en teoría, porque la realidad, como veremos en seguida, es bastante distinta), el Fondo de Garantía de Depósitos protege los ahorros depositados en imposiciones a plazo fijo en entidades bancarias nacionales hasta un máximo de 100.000 euros por persona física o jurídica. De acuerdo con esto, en caso de que una entidad financiera española quebrase o no pudiese hacer frente a sus obligaciones con los clientes, el FGD se haría cargo de compensar a los titulares de los depósitos hasta un máximo de 100.000 euros. Esto significa que, si tienes depositados más de 100.000 euros, la diferencia no se te compensaría. Sin embargo, si fueran varias entidades las que quebrasen, el importe conjunto podría superar los 100.000 euros, ya que estos se cubren por cada entidad.

Éste es un aspecto que debe entenderse. La garantía ofrecida por el FGD es personal, se refiere a cada una de las entidades bancarias del país.

¿Cómo se dota de recursos el Fondo de Garantía de Depósitos?

Todos aquellos bancos que estén inscritos en el Registro de Bancos y Banqueros, y que dispongan de acceso a la financiación del Banco de España deben llevar a cabo las aportaciones oportunas al FGD. Eso se traduce en que cada entidad ha de aportar el 2,5 por mil del valor de los depósitos que sus clientes hayan contratado. Además, es posible que se les exijan aportaciones extraordinarias en determinados casos.

¿Qué ocurre en la práctica?

De acuerdo con las recomendaciones más habituales de los Bancos Centrales, los recursos del Fondo de Garantía de Depósitos deberían ascender a, por lo menos, el 1% del total de depósitos que han sido contratados en las entidades bancarias nacionales. De acuerdo con las estimaciones que los analistas de las instituciones europeas llevaron a cabo tras los múltiples rescates financieros europeos, el FGD debería disponer entre 5.500 y 8.250 millones de euros, que es aproximadamente entre el 10% y el 15% del presupuesto que se calculó para el Fondo Europeo, denominado Fondo Único de Resolución.

En teoría (sí, de nuevo en teoría), al tratarse de un fondo de garantía europeo, el nivel de protección de los ciudadanos es mayor, dado que los recursos totales son mayores. No obstante, la práctica, por supuesto, difiere bastante de la teoría.

¿Por qué el Fondo de Garantía no está protegiendo realmente nuestros ahorros?

La dotación presupuestaria teórica es insuficiente. En primer lugar, debe entenderse que la cifra de 8.250 euros que, supuestamente, ha de tener el FGD se quedaría considerablemente corta en el caso de algunas de las principales operadoras bancarias del país quebrase. Conviene recordar que las pequeñas cajas de ahorro son cosas del pasado y, a lo largo de los últimos años, hemos asistido a la quiebra (sí, quiebra) de un montón de pequeños bancos y cajas que han terminado siendo adquiridos literalmente por 1 euro, por “las primeras de la clase”; esto es, aquellos bancos que tenían bajo control los niveles de morosidad y endeudamiento de sus clientes o, por lo menos, supieron gestionar los problemas algo mejor.

En la práctica ni si quiera se dispone de la dotación acordada

Para colmo, la realidad es que el Fondo de Garantía de Depósitos no sólo no dispone aún de esos 8.250 millones sino que se está recuperándo de las adquisiciones que tuvo que llevar a cabo durante el proceso de rescate bancario. Lo cierto es que las cifras actuales no son del todo claras. Después de todo, decir a los españoles que el principal garante de sus ahorros está en saldo negativo quedaría bastante feo. Sin embargo, lo que sí sabemos con certeza es que hace menos de 3 años el FGD fue utilizado, entre otras cosas para comprar las preferentes de NovaGalicia y Catalunya Banc. Conviene señalar que tanto el Banco Santander como el BBVA se querellaron contra el gobierno por la utilización poco menos que cuestionable del FGD, e incluso el Banco Central Europeo se unió en sus reclamaciones al respecto.

¿Cuándo tendrá el Fondo de Garantía de Depósitos los recursos adecuados?

Tal como hemos señalado anteriormente, la realidad es que los fondos teóricos de los que el FGD debe dotarse no son suficientes para afrontar la hipotética quiebra de una entidad bancaria nacional importante. Sea como fuere, el ritmo de aportación de la banca española asciende a unos 1.500 millones anuales, los cuales ahora han de repartirse entre el FGD y el fondo europeo. Asumiendo que el FGD no tuviese que hacer frente a mayores pérdidas motivadas por la liquidación de los activos tóxicos que en su momento adquirió, todavía nos faltan bastante años hasta alcanzar las cotas de protección que las instituciones han estimado como aceptables.

La protección del Fondo de Garantía de Depósitos es más un planteamiento político diseñado para inspirar confianza en los consumidores. Sin embargo, como hemos podido constatar, la práctica deja mucho que desear. Sólo resta señalar que la única manera realista de proteger nuestros ahorros es mediante una considerable diversificación de los mismos en varias entidades. Además, esta diversificación no debería tener lugar únicamente guiándose por el color del banco, sino también por el país del mismo, así como la moneda en la que se consignan los ahorros. Obviamente, eso no garantiza que debamos hacer frente a unas hipotéticas pérdidas pero, sin duda, las minimizará en caso de parte de la banca nacional volviese a atravesar un periodo de crisis, ahora sin la posibilidad de recurrir al apoyo de un papá estado cada vez más endeudado y con menor margen de maniobra.


Etiquetas

También te puede interesar...

Tendencias

La tradición del amigo invisible en Navidad Leer

Gadgets

Cómo ahorrar dinero al comprar un móvil Leer

Motor

Mercedes-Benz C 250 d Coupé. Con mucho estilo Leer

Motor

Los tres mejores coches para utilizar en ciudad Leer

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··