Lunes 18/12/2017. Actualizado 11:26h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Consejos para que tus hijos estudien en verano y aprueben en septiembre

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Llega el verano y los niños que no se hayan esforzado lo suficiente durante el año se enfrentarán a tres meses de vacaciones y de deberes. Estudiar durante de julio a septiembre resulta mucho más complicado para los pequeños de la casa: las distracciones propias de esta época del año superan exponencialmente a las del año escolar. Por ello, padres y madres deben encontrar la forma de conseguir lo que parece imposible: que aprueben en septiembre. Te contamos los trucos del experto.


Niño hace los deberes. Niño hace los deberes.

Los pequeños de la casa asocian los meses de verano a las vacaciones, la playa, la piscina, los amigos y a descansar y pasarlo bien, pero en ningún caso a estudiar y hacer tareas propias de los meses de invierno.

Aunque en muchos colegios recomiendan la elaboración de cuadernillos de refuerzo durante las vacaciones, en la mayoría de los casos sólo los realizan aquellos niños que están obligados a entregarlos.

Para todos ellos, dedicar todos los días unas horas de su tiempo de ocio a completar los ejercicios propuestos supondrá un esfuerzo titánico en el que la perseverancia y el buen hacer de los padres resultará determinante al final de verano.

Más aún, si en lugar de los clásicos cuadernos, nuestros hijos se enfrentan a exámenes de recuperación en el mes de septiembre.

Dos semanas de descanso después del curso

En cualquier caso, en el punto de partida los expertos coinciden: después del último "empujón" realizado en junio tras la entrega de los trabajos y exámenes finales,conviene dejar que nuestros hijos disfruten de unos días de libertad.

Quince días son, para los conocedores de la materia, más que suficientes para que desconecten del año lectivo y descansen la mente. Es importante que se distraigan con sus amigos, jueguen, hagan deporte y disfruten de un par de semanas de ocio.

También resulta importante para potenciar el rendimiento del estudio que en viajes familiares o actividades de fin de semana se indique al niño hacer un esfuerzo antes para que no lleve el trabajo a cuestas de un sitio a otro.

Cómo conseguir que estudien sin distracciones

Tras estos quince días de asueto, toca ponerse a estudiar o a hacer los deberes. Para ello, deberán acostumbrarse a dedicar el número de horas necesarias al día, siempre las mismas, para así generar un hábito saludable de estudio.

Para ello, los padres deberán elaborar un plan partiendo de diferentes parámetros, como el rendimiento escolar del niño durante el curso, las materias en las que necesita refuerzo y el tiempo que será capaz de mantener la concentración. Las horas de estudio no deberán sobrepasar en ningún caso las dos horas y media al día, ya que el nivel disminuirá y será contraproducente.

Estas son las claves que apuntan los expertos que debemos seguir para que los pequeños de la casa se apliquen este verano.

-- Cumplir con el horario establecido en el plan. El mejor momento para hacer los deberes es después del desayuno. En ese momento del día no hace tanto calor, están más descansados y además tienen el premio de disfrutar del resto del día para jugar.

-- Debe estudiar solo. Es importante dejar al niño desenvolverse solo desde el principio y ayudar únicamente en caso de necesidad. Resulta más positivo para su desarrollo y motivación corregir al final que estar encima haciendo las veces de policía del estudio.

-- Seguimiento del estudio. Fijar un día a la semana para revisar el correcto avance con los deberes es uno de los puntos a incluir en el plan inicial. De este modo, se pueden ir modificando los hábitos al ritmo de trabajo del niño y además, motivará que termine los deberes de una semana para otra.

-- Combinar el estudio con actividades de ocio. Buscar recursos lo más ajustados posibles a los intereses de tu hijo supondrá un punto de inflexión en la forma en la que percibe el estudio, más aún en verano. Utilizar: libros, películas, manualidades, puzzles o aplicaciones móviles harán que perciba el estudio como un momento agradable del día y no como un castigo del que escaparse de cualquier forma.

-- Utilizar técnicas de premio. Puedes dar puntos por día de trabajo bien hecho y canjearlos el viernes por un premio especial. Un día en el parque de atracciones, comida en Burguer King o un juguete.


También te puede interesar...

Tendencias

Blue Banana: dos niños revolucionan la moda juvenil Leer

Cuídate

Beneficios del aumento de pecho Leer

Negocio

Factores que hacen de Montevideo una ciudad estable y atractiva para invertir Leer

Gourmet

5 Estuches de cata de aceites para regalar estas Navidades Leer

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··