Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dime cómo vives y te diré cómo calentar tu casa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Aquellos que no somos expertos en calefacción ni electricidad solemos elegir un método u otro para calentar nuestro hogar en función del precio. Sin embargo, éste no es el único factor que debemos tener en cuanta para tomar una decisión así, sino que debemos prestar atención a variables como la seguridad, la sostenibilidad y la comodidad, entre otros.

Chimenea. Chimenea.

Las opciones para calentar nuestra vivienda dependen principalmente de si un piso integrado en una comunidad de vecinos o se trata de un domicilio unifamiliar con espacio suficiente para instalar un depósito. Éste suele ser el factor decisivo para instalar uno u otro sistema. Sin embargo, hay factores que son igual de importantes y que a veces olvidamos. 

Un experto en asesoramiento energético de la empresa Selectra, líder en este sector, afirman que para calentar un piso, los consumidores pueden recurrir a la calefacción eléctrica, gas natural, propano canalizado -suele ser el empleado en urbanizaciones y pequeños municipios a los que no llega la red de gas natural- o pequeñas botellas de butano y propano. 

En las viviendas unifamiliares se pueden instalar todos los sistemas anteriores. Además los chalets y adosados ofrecen la posibilidad de calentarse con gasóleo y depósitos de propano a granel. 

La empresa Selectra, que ha explicado los diferentes métodos de calefacción a La Buena Vida, ha detectado que las principales preocupaciones de los consumidores a la hora de contratar el suministro energético son, en el siguiente orden, la seguridad, la comodidad o la sostenibilidad de las mismas. 

Cuál elegir en función del precio, la seguridad, la comodidad y la sostenibilidad

Respecto a estas variables que ayudan a los españoles a decidirse, se ha deducido que: 

— El propano canalizado es un método que supone suministrar a diferentes clientes a través de un depósito centralizado, que normalmente se localiza en un punto céntrico. Es la fuente energética más económica ya que su precio está sujeto a regulaciones estatales. Esta característica es la que hace que tenga una responsabilidad limitada para las compañías y que las instalaciones de este tipo sean escasas. 

— El gas natural, uno de los más popularizados, es el siguiente en precio, y muy similar al propano canalizado en el resto de características. Ambos son bastante seguros ya que no existe ningún deposito -al menos cerca de nuestras viviendas- que haga peligrar nuestro hogar. Una vez realizada la instalación, este sistema es muy cómodo ya que no se ha de rellenar ningún depósito ni estar pendiente de si se termina o no. 

— La electricidad es la fuente energética más segura y cómoda para los consumidores, además la sitúan a simple vista como la más sostenible aunque esto dependerá del tipo de central eléctrica que la produzca. Sin embargo, su precio es con bastante diferencia el más caro de los comparados. 

— Las bombonas de butano y propano domésticas tienen como inconveniente la incomodidad de que al ser pequeñas y limitadas han de ser cambiadas con más frecuencia. Por otro lado, no se trata de un sistema demasiado seguro por el peligro de explosión dentro del domicilio. 

— Las instalaciones de gasóleo necesitan de un mayor mantenimiento para obtener la misma eficiencia y seguridad que el resto de energía. Sus inconvenientes, además del ya comentado, son que puede ser peligroso e incluso incómodo. 

— El propano a granel y en botellas de 35 kg, supone el suministro de una mezcla de gases licuados del petróleo. El propano supone, al menos, el 80% de esta mezcla. Su reposición se produce mediante camiones a un depósito instalado en la propiedad del cliente, ya sea un usuario para uso particular o profesional. Éste método necesita del usuario atención ya que deberá estar pendiente de sustituirlas antes de que se agoten. Por tanto su desventaja es la incomodidad que suponen para el usuario. 

Finalmente, los usuarios comprometidos con el medio ambiente deberán recurrir a energías renovables, ya que la quema de cualquier combustible de los citados anteriormente produce entre 0,2 y 0,5 kg de CO2/kWh de energía final. 

El precio, un factor determinante a la hora de elegir

El precio es una de las variables mas observadas por los consumidores a la hora de contratar un servicio energético. Por ello, Selectra, la empresa que ha facilitado los datos a La Buena Vida, ha realizado una estimación de la factura anual con las distintas fuentes energéticas para distintos consumidores, en función del número de habitantes de la vivienda y el tipo de ésta. La primera conclusión es que la electricidad, tiene como gran inconveniente que sus precio es el más caro en cualquiera de los escenarios. 

Además, a través del estudio se observa que al estar el precio del propano directamente relacionado con el del petróleo, su coste es muy variable, por lo que estará sujeto a fluctuaciones del mercado. 

También se observa que en cualquiera de las situaciones planteadas, el propano canalizado es la energía más económica, aunque todavía no esté muy implantada en nuestro país. Por su comodidad y seguridad, se sita como la mejor opción en los municipios en los que esté disponible y se pueda instalar. 

Si se observa la calefacción eléctrica, como se ha dicho anteriormente, es la más cara de todas las fuentes. Su precio se sitúa un 50% por encima de la factura de gas natural. Este último es el más económico cuanto más consumo hay. Por ello, Selectra aconseja esta fuente de energía en viviendas a partir de 80 metros cuadrados, ya que no sólo será la más rentable sino también la más confortable. 

Por su parte, el gasóleo, el propano a granel y en bombonas de 35 kg son las fuentes de energía más caras para calentar la vivienda. A este inconveniente, como ya se ha mencionado, se suma la inseguridad, incomodidad e insostenibilidad. Sólo es recomendable recurrir a ellas cuando a la vivienda no llegan otros canales de distribución. 

Tras la obtención de todas estas conclusiones, se deduce que el gas natural es la mejor opción para calentar una vivienda por su precio, comodidad y seguridad. Sin embargo, de cara al invierno, se recomienda que los consumidores consideren las alternativas posibles en su domicilio y valoren la posibilidad de cambiar su suministro si existe otro que pueda ofrecerle unas mejores condiciones. 

También te puede interesar...

Gourmet

Foster’s Hollywood lanza una nueva generación de hamburguesas Leer

Motor

BMW i8 Roadster. Único en su especie Leer

Motor

Jeep Wrangler 2018. Los viejos mitos nunca mueren Leer

Gourmet

Acertar con el Jamón estas Navidades Leer

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··