Jueves 22/02/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La influencia y evolución de la tecnología en los juegos online y su economía

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Neymar Jr., Gerard Piqué, Boris Becker, Cristiano Ronaldo, Rafa Nadal, Fernando Alonso, Sergio García... son muchas las celebridades del mundo del deporte que se han sumado con ímpetu a la fiebre del póker online. Y no solo personalidades del deporte, también actores como Keanu Reeves, Ben Affleck, Leonardo di Caprio, Matt Damon o George Clooney disputan partidas con asiduidad, tanto de forma presencial como a través de la red.

Entre la población femenina, el póker también triunfa. Angelica Huston, Whoopi Goldberg o Mimi Rogers llevan años apuntadas al carro de las apuestas. Incluso algunas mujeres han convertido las partidas de póker en su modus vivendi, como es el caso de la malagueña Ana Márquez Esteban y de la barcelonesa Leo Margets. Estas dos españolas figuran entre las 10 profesionales del mundo que han obtenido mayores ganancias jugando al póker.

La influencia y evolución de la tecnología en los juegos online y su economía La influencia y evolución de la tecnología en los juegos online y su economía

¿A qué se debe el éxito del juego online?

Hasta el año 2012, el juego online en España era una actividad sin regular. No existía ninguna reglamentación concreta que marcase unas pautas legales y administrativas en torno a los casinos virtuales. Pero el auge creciente de la actividad en la red obligó a los responsables a introducir normas obligatorias. El juego había alcanzado tal nivel de éxito que debía mantenerse bajo control y, sobre todo, tributar. Son varios los factores que han favorecido el despegue de los casinos online:

  • Comodidad

Con internet todo es mucho más fácil; también jugar. Los aficionados ya no tienen la obligaciòn de desplazarse a los casinos y salas de juego, con conectarse a internet y darse de alta en alguna página especializada, lo tienen resuelto. Además, en la red no hay restricciones horarias. Cualquier día de la semana y a cualquier hora puede haber gente conectada dispuesta a jugar.

  • Anonimato y confidencialidad

El juego presencial es una actividad pública. Para entrar en un casino es preciso identificarse y exponerse a la mirada de cualquiera. Este hecho, aparentemente sin importancia, puede resultar un hándicap para aquellas personas que preferieren el anonimato. Con  los casinos virtuales, este problema no existe. Nadie sabe la identidad real de la persona con la que juega. 

  • Ofertas y ganancias extras

Los casinos virtuales tienen menos gastos que los casinos físicos. No requieren local ni exigen el pago nóminas, lo que abarata notablemente les costes. Eso permite a estas empresas realizar ofertas y descuentos constantes para atraer a nuevos clientes.

  • APPS y nuevas modalidades de juego

En los últimos tiempos, los casinos virtuales han introducido cambios y mejoras a nivel tecnológico y de diseño para poder adaptarse a la telefonía móvil .  En la actualidad se calcula que el 40 % de las ganancias de los casinos online se genera a través teléfonos inteligentes.

Aunque el póker es el juego más popular en internet, no es el úncio que levanta pasiones entre los usuarios. Según los últimos estudios de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) sobre los casinos online, el sector que domina es el de las apuestas, seguido del de las máquinas tragaperras.

También te puede interesar...

Motor

Mini Cooper S E Countryman All4. Voltios con glamur Leer

Motor

Nuevas instalaciones de Tayre en Majadahonda para Alfa Romeo y Jeep. Siempre en la brecha Leer

Motor

Cristina Cifuentes recibe a los campeones del Dakar 2018 Carlos Sainz y Lucas Cruz Leer

Gourmet

Sushi de chocolate, una propuesta asiática para triunfar en San Valentín Leer

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··