Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Alfonso de Salas ha justificado la ‘limpia’ en El Economista, que se llevó por delante a Pedro Arnuero y Gorka Sampedro, aludiendo a la caída de la publicidad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La crisis publicitaria sigue pasando factura y está obligando a las grandes empresas de comunicación a realizar ajustes de plantilla. Esta es, al menos, la explicación facilitada la semana pasada por el presidente de Ecoprensa, Alfonso de Salas, a los profesionales de El Economista.

Según los datos recogidos por El Confidencial Digital, en la citada reunión, De Salas quiso salir al paso del nerviosismo de gran parte de la plantilla, inquieta tras las diez salidas registradas en la primera quincena del mes.

Efectivamente, este mes de marzo se han confirmado los despidos del jefe de Redacción, Pedro Arnuero, y de su hermano, Ángel Arnuero, del área de publicidad. De Gorka Sampedro (director de Infografía e Ilustración) y varias personas de su equipo, de Beatriz Toribio (responsable de Internacional), de Alicia Castellote (Tecnología), de Marcos Sierra (Medios de Comunicación), de Javier Moronati (Finanzas), de Chema Ybarra (responsable del área de Ocio del suplemente de Fin de Semana), de David Martínez (uno de los tres corresponsales en Barcelona) y de Ángela Romero (Publicidad).

Alfonso de Salas quiso dejar claro que se trataba de un ajuste de plantilla necesario para hacer frente a la caída de la publicidad, que está afectando a todas las cabeceras nacionales. Insistió en que se trata de un ajuste puntual, que se detiene aquí: no va a haber más salidas, indicó. También dijo que el área de Internet “no se toca” pues se trata de la división que está dando beneficios.

La intervención del presidente de Ecoprensa ha servido para calmar algo los ánimos. Estas salidas han provocado bastante inquietud en la redacción, un sentir que se renueva cada jornada al constatar los sitios vacíos dejados por sus ex compañeros. Se da el caso de que la mesa de Pedro Arnuero se encuentra bien visible, nada más entrar a la planta.

Algunas voces apuntan que los despidos han afectados a personas enfrentadas de algún modo al director, Amador G. Ayora. Sin embargo, fuentes internas no corroboran esta versión pues, explican, el propio Pedro Arnuero era un gran amigo del máximo responsable del diario.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·