Martes 22/05/2018. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Cebrián prometió repetidas veces a los profesionales de CNN+ que Prisa nunca cerraría la cadena. El argumento de Liberty: “Esto es Wall Street”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Marejada entre los profesionales de CNN+ que el pasado viernes recibieron perplejos la noticia de que Prisa había decidido cerrar el canal. Juan Luis Cebrián les había asegurado, repetidas veces, que la compañía seguiría adelante con el proyecto. Pero los accionistas de Liberty tenían otros planes.

Según ha sabido El Confidencial Digital, varios responsables de Cuatro y destacados profesionales de CNN+ llevaban bastante tiempo sondeando inquietos a la dirección del Grupo Prisa sobre el futuro de los canales de la empresa una vez que se confirmara el desembarco de los italianos de Mediaset.

Algunos quisieron asegurar su futuro y pensaron precisamente en el canal que explota los derechos de los norteamericanos de Turner Broadcasting-Group Time Warner como último reducto donde poder recalar y asegurarse un futuro tranquilo. Pero exigieron garantías.

Varios afectados han asegurado a ECD que el propio consejero delegado, Juan Luis Cebrián, les venía repitiendo (a ellos y a otros periodistas de la casa) al menos desde hace tres meses, que Prisa iba a seguir con CNN+. Era una plataforma estratégica, con futuro, y pensaban seguir con ella. Por muchos años.

Las fuentes consultadas por este confidencial confirman que, efectivamente, esa era la intención de Cebrián y los Polanco. De hecho, toda la responsabilidad sobre la liquidación de CNN+ recae sobre los nuevos accionistas de Liberty.

El nuevo consejo de administración ha aterrizado con una consigna clara: “esto es Wall Street”, se ha escuchado decir en la compañía. “La pauta de actuación es clara: lo que no es rentable se suprime. Sin más”. Los americanos son unos gestores fríos, duros, implacables. Han llegado, han pedido las cuentas, han constatado cuál es la audiencia del canal (0,5% de share medio), han solicitado informes sobre los ingresos y han concluido que el proyecto es inviable.

“El pragmatismo es la nueva norma de conducta”, se repite internamente. Un ‘modus operandi’, por cierto, que va a ser aplicado en todos los frentes, en otras divisiones de la empresa. Se harán números y lo que no cuadre se abandonará. 

Los trabajadores de Prisa afectados por este cierre no se quejan tanto de este modo de proceder –aunque no se repare en el daño que se causa a personas con años de dedicación a la empresa- como de los dobles discursos.

En este sentido, el viernes sentó muy mal que en la reunión con los empleados convocada por la dirección para explicar la decisión, se sostuviera con firmeza que todo obedecía a una orden de Telecinco. Poco después, supieron la realidad: los nuevos dueños de Prisa (y no Mediaset) han sido los únicos responsables. 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··