Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

El Consejo de RTVE se enteró “por la prensa” de la elección de Oliart, que lleva 15 años fuera de tareas de gestión y tendrá que decidir si hay o no nueva sede

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La elección de Alberto Oliart para presidir la Corporación RTVE cogió por sorpresa, no solamente a los medios informativos, sino también al propio Consejo de Administración, que se enteró al mismo tiempo que todo el mundo, es decir, por las informaciones que salieron del Congreso de los Diputados.

Fuentes de la Corporación consultadas por El Confidencial Digital explicaron que los miembros del Consejo sabían que se estaba negociando el relevo, pero que la discreción ha sido máxima porque entre ellos no había circulado ningún nombre de candidatos.

Lo que sí tenían claro es que Luis Fernández se marchaba. Aparte de que lo comentaban las personas de su equipo, también porque, entre otras cosas y según datos recogidos por este confidencial, había puesto a la venta, a través de Internet, el coche que utilizaba en Madrid, y había dejado la casa en la que estaba, además del hecho de que su familia está en Miami.

En el último Consejo de Administración, celebrado la semana pasada, algunos consejeros le preguntaron directamente por los rumores de dimisión, y respondió que “ni confirmaba ni desmentía”, lo que se interpretó como que se marchaba. Luis Fernández cobraba 240.000 euros al año, el doble que un miembro del Consejo.

El nombramiento de Alberto Oliart provocó ayer, en los centros de RTVE y entre el personal, incesantes comentarios durante toda la jornada. El más recurrente, éste: han echado a cuatro mil trabajadores por ser mayores de 52 años, y nombran un presidente de 81 años.

A eso se añade que –según fuentes de TVE- en la redacción de Informativos el subdirector no se corta y dice que los que cumplen “más de 35 no tienen nada que hacer en Informativos”. Y que los de más de 52 que se han acogido al ERE y se han quedado están totalmente marginados.

A Fernández se la había caído el proyecto de la nueva sede

Fuentes de TVE a las que ha tenido acceso ECD apuntan que la salida de Luis Fernández tiene que ver, por supuesto, con la actitud de María Teresa Fernández de la Vega de no preguntarle ni informarle del cambio de modelo de televisión, pero también con otra contrariedad: su proyecto de ir a una nueva sede está en el aire.

Fernández llegó con la idea de pasar a la historia como el presidente que consiguió la nueva ubicación de RTVE. Era su proyecto estrella. Ahora se encuentra paralizado y con graves problemas para salir adelante. Principalmente porque los terrenos de Torre España no han sido recalificados, y sin eso el proyecto naufraga. Su última propuesta suya fue que la SEPI construyera la nueva sede, se la alquilara con opción de compra, y pagarla después cuando se pudiera.

El problema es que ya se han gastado unas cantidades por poner en marcha este proyecto, entre otras cosas el dinero que se ha pagado a Pedro Pablo Mansilla, marido de Elena Sánchez, al que Luis Fernández encargó de toda la operación inmobiliaria.

La opción de abandonar Torre España no es clara para todos. Por ejemplo, el PP no participaba en la operación porque no la veía clara. Según algunos expertos, abandonar un centro de producción de informativos como ése, situado en el centro de Madrid, no parece una buena opción. Mucho más teniendo al lado el “pirulí”, que no es de RTVE sino de Retevisión.

Oliart lleva 15 años sin ocuparse de la gestión

Precisamente el traslado o no a una nueva sede es uno de los asuntos más importantes que tendrá que afrontar Oliart, una persona que, según expertos consultados por ECD, tiene currículo de gestor pero llevaba quince años sin dedicarse a la gestión, y que además ha declarado que “no sabe nada” de televisión.

Menos problema habrá, a corto plazo, con la puesta en marcha del nuevo modelo, que entrará en vigor con el año 2010, porque el equipo de Luis Fernández lo llevaba muy adelantado: la programación del año próximo está prácticamente cerrada.

Una pregunta clave es con qué gente quiere contar Alberto Oliart, y en concreto si echará mano del actual equipo. Punto importante es saber qué va a hacer Javier Pons, el director de TVE, una persona considerada clave. Según las fuentes consultadas, en la casa todo el mundo quiere que siga el director general corporativo, Jaime Gaiteiro, que es el hombre de la SEPI.

El calendario previsto para el definitivo nombramiento de Alberto Oliart pasa por el Pleno del Congreso del próximo martes, que, previo un examen de trámite al candidato, votará su designación como miembro del Consejo de RTVE, posiblemente a propuesta del PSOE, con el voto del PP.

Tendrá que ser el Consejo de Administración el que lo elija presidente. En el consejo de la semana pasada se fijo fecha de reunión para el 24 de noviembre, pero todo indica que no se esperará tanto y que habrá uno antes para designarlo presidente de la Corporación de RTVE.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·