Sábado 18/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

El ‘cuento’ escrito por Bosco Esteruelas que provocó su salida de El País porque, según Javier Moreno, se retrataba a Juan Luis Cebrián y a Juan Cruz

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El 30 de septiembre, uno de los periodistas más veteranos de El País, Bosco Esteruelas, abandonaba el diario por disputas con el director. Podemos ofrecer el relato de ficción que ha provocado su salida porque, según le acusó Javier Moreno, en él caricaturizaba a Juan Luis Cebrián y Juan Cruz.

Esteruelas redactó a finales de 2007 el “cuento” titulado ‘Una maleta llamada Obdulio’. Con formato de relato de ciencia ficción, narra la historia de un personaje llamado Obdulio, canario, de La Gomera, con “voz aflautada y chillona, irritantemente chillona”, que quería ser un escritor de éxito.

Tras una infancia algo cruel y desafortunada, llegó a la Universidad de La Laguna donde cursó Periodismo. En el centro le conocían como el “canijo chillón”. Según el relato, su relación matrimonial también fue un fracaso. Tuvo una hija y su esposa le abandonó tras serle infiel en numerosas ocasiones.

La vida de Obdulio da un giro de 180 grados cuando llega a Madrid y en el baño del Hotel Palace conoce al que “estaba llamado a ser el Zidane de las letras hispanas en un breve plazo”. Le asalta y consigue un puesto de trabajo en la editorial de “El Académico”. Allí también “se granjeó más enemigos que amigos” (…) “odiaron su insufrible gorjeo, su chismorreo y su hiperactividad”. Pero ante todo, Obdulio tenía una “adulación y fidelidad inquebrantable al mando”.

Tirano Gomero” o “Pequeño Ruiseñor” (así se le llama) se codea en la editorial con los más importantes literatos y empieza a codearse con la alta sociedad. Comienza a ser un hombre público y reconocido con una “alocada vida”. “¡Qué fiel es este ‘gachó’, pero que útil nos es para limpiarnos la mierda y echársela a otros!”, comentaba con aire despectivo el que ya no era el futuro Zidane de las letras hispanas, sino el mismísimo ‘Papa de Roma’ de la comunicación audiovisual española”.

Su infatigable vida diaria y su excelente agenda de teléfonos no evitaron que Obdulio sufriera una transformación física. El protagonista acabó convirtiéndose en una maleta. “¡Qué poco sentido tiene mi vida!”, reconocía, mientras las que habían sido sus secretarias en la editorial le daban la espalda.

Bosco Esteruelas envió este relato a una serie de personas allegadas, se filtró, y acabó en manos del director de El País. Javier Moreno llamó a su despacho al periodista y le pidió explicaciones por aquel escrito: el director del rotativo le acusó de caricaturizar en ese documento de una manera soez al consejero delegado del grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, y al adjunto al director de El País, Juan Cruz.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·