Domingo 20/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

En enero le ofreció el cargo a Fernando Baeta

Por qué y cómo Fernández-Galiano consiguió la destitución de García-Abadillo como director de El Mundo

En Italia planteó a RCS: si queréis que siga, dejadme cambiar a Casimiro. El presidente de Unidad Editorial busca hacerse con el control editorial e informativo del periódico

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Antonio Fernández-Galiano quería hacerse con el control editorial e informativo de El Mundo, y eso pasaba por el relevo de Casimiro García-Abadillo como director. Lo llevaba preparando desde hacía un tiempo. Y lo ha conseguido después de lanzar un órdago a los italianos de RCS: si queréis que siga como presidente de Unidad Editorial, dejadme cambiar la dirección del diario.


Casimiro García-Abadillo Casimiro García-Abadillo Álvaro García Fuentes

Viernes, 24 de abril. Sede de RCS MediaGroup, en Milán. Antonio Fernández-Galiano viajó hasta la ciudad lombarda para negociar la renovación de su contrato como presidente de Unidad Editorial. Sólo faltaban algunos flecos para rubricar el documento. Pero el ejecutivo español planteó a los italianos una condición antes de estampar su firma definitiva:

-- Si queréis que siga como presidente, tenéis que dejarme cambiar al director de El Mundo.

Objetivo: hacerse con el control editorial

Fuentes directas vinculadas a Unidad Editorial, a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital explican que Fernández-Galiano planteó a los dueños italianos esa condición porque quería hacerse con el control informativo y editorial del periódico, algo que no estaba consiguiendo con Casimiro García Abadillo.

Desde que Galiano desembarcó en Unidad Editorial como primer gestor, su trabajo se ha limitado, principalmente, a los asuntos económicos y financieros. La personalidad de Pedro J. Ramírez hacían que el director de El Mundo fuera el interlocutor directo con gobiernos, partidos y el mundo económico. Y eso le había impedido tomar parte en negociaciones y contactos directos con los grandes políticos y empresarios del país.

Es más, era Pedro J. Ramírez quien, hasta su destitución en febrero de 2014, ejercía de ‘introductor’ de Galiano ante ministros y grandes empresarios del Ibex.

Con García-Abadillo no cambió

Con la llegada de Casimiro García-Abadillo a la dirección de El Mundo, Fernández-Galiano esperaba que esa situación cambiara y con ello adquirir el protagonismo que deseaba, pero no ocurrió así porque el nuevo director, que mantenía desde hacia tiempo buenos contactos con las altas esferas políticas y financieras, no se lo permitió. El protagonismo siguió siendo para el director, en detrimento del presidente de Unidad Editorial.

La vinculación de Antonio Fernández-Galiano con la política viene de atrás. Pertenece a una familia con tradición política, porque su padre, Antonio Fernández-Galiano Fernández, fue un alto cargo de UCD, senador y presidente de Castilla-La Mancha. El hijo militó en las juventudes del partido de Adolfo Suárez para, más tarde, pasar al mundo de la empresa.

No estaba informado

Por eso, Fernández-Galiano, explican personas de su entorno, aspiraba a hacerse con el control de las relaciones políticas y económicas de El Mundo tras la salida de Pedro J. Ramírez. Sin embargo, Casimiro García-Abadillo no delegó ninguna función en el presidente del grupo y fue él, como director del periódico, quien se veía en privado con ministros, presidentes del Ibex35 y políticos del PSOE, entre otros.

Fernández-Galiano, por su parte, se enteraba de estas reuniones y conversaciones de García-Abadillo a posteriori en buen número de casos. Y también por los artículos que se publicaban en El Mundo con el título ‘Hoja de ruta’, la columna que firmaba el director cada domingo.

El presidente de Unidad Editorial, en definitiva, no tenía ningún tipo de influencia directa con los VIPS del país.

A esto hay que añadir que García-Abadillo es una persona más hermética que Pedro J. Ramírez. Éste contaba a Fernández-Galiano prácticamente todos sus movimientos y contactos, mientras que su sucesor no lo hacía.

Las fuentes añaden que Antonio Fernández-Galiano se sentía de alguna manera ninguneado. Pensaba que, tras la salida de Pedro J., iba a ser él quien protagonizara los contactos al más alto nivel pero, en los catorce meses que ha estado al frente de El Mundo, ha sido el propio Casimiro García-Abadillo quien, como decimos, ha ejercido esta función.

Con Pedro J. no tocaba bola y con Casimiro tampoco”, resume gráficamente a ECD una fuente cercana a Fernández-Galiano sobre cuál era su situación en Unidad Editorial hasta ahora.

El enfrentamiento de noviembre

Las diferencias entre Antonio Fernández Galiano y Casimiro García-Abadillo se concretaron en noviembre de 2014. En ese mes, el presidente de Unidad Editorial mantuvo el primer gran enfrentamiento con el director.

En forma de entrevista, García-Abadillo realizó unas declaraciones publicadas en la contraportada de El Mundo en las que arremetió contra Pedro J. Este, a su vez, respondió en el propio periódico con el artículo ‘Peces y peceras’, y, posteriormente, El Mundo publicó un editorial crítico con el director-fundador.

El resultado de aquella gran disputa fue el despido de Pedro J. Ramírez, ya que no hubo reconciliación entre ambas partes. Y con ello se redujo a once meses su periodo de no competencia con El Mundo, frente a los dos años inicialmente pactados.

Así pues, en el conflicto con Pedro J. Ramírez, Galiano y García-Abadillo han mantenido posiciones contrarias: el primero era partidario de un apaciguamiento, mientras el segundo no.

Las fuentes consultadas por ECD concluyen que el primer gran error de García-Abadillo fue ‘liquidar’ a Pedro J. Ramírez, en contra de la posición de Fernández-Galiano.

Intento de nombrar a Fernando Baeta

El relevo al frente de El Mundo no ha sido una decisión precipitada. Desde hacía meses, Antonio Fernández-Galiano venía pensando en la destitución, aseguran las fuentes internas a las que ha tenido acceso ECD.

Concretamente, en enero de 2015, Galiano contactó con Fernando Baeta ,director de El Mundo.es, y le trasladó la posibilidad de hacerse cargo de la dirección del periódico, propuesta que no fue aceptada. Más tarde, el presidente de Unidad Editorial también intentó, a través de amigos en común, que dijera que sí.

Baeta rechazó la propuesta, y un mes después fichó por El Español, el proyecto digital de Pedro J. Ramírez.

El elegido: David Jiménez

La decisión de nombrar a David Jiménez director de El Mundo ha partido de Antonio Fernández-Galiano. El presidente de Unidad Editorial, en su reunión del día 24 en Italia, puso sobre la mesa el nombre del corresponsal y los italianos dieron su visto bueno.

Un problema, apuntan las fuentes consultadas por ECD, es que Jiménez lleva veinte años fuera de España. No mantiene relación, por tanto, con el Gobierno, con el PP, con el PSOE, con los grandes del Ibex…

Por eso, en esta nueva etapa será Fernández-Galiano quien “presentara” al director ante estos interlocutores y quien, en definitiva, se hará cargo de las relaciones políticas y económicas de El Mundo de David Jiménez.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·