Martes 12/12/2017. Actualizado 13:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

La reconversión de Gestmusic, Globomedia, Zeppelin & Cía. Las productoras cambian de modelo: adiós a los márgenes del 40% y a las superestructuras

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La fragmentación de la audiencia televisiva y la drástica reducción de los ingresos publicitarios de las cadenas por culpa de la crisis económica están provocando un cambio de modelo en un sector clave: el de la producción audiovisual. El mercado obliga a una reconversión de la industria.

Profesionales del sector consultados por El Confidencial Digital confirman que las grandes compañías de programas están teniendo que revisar su modelo de negocio, también por la irrupción de nuevos competidores. La batalla en 2009 y 2010 en este sector estará sobre todo en los costes, lo que está forzando a las compañías a adaptar sus estructuras a este nuevo escenario.

Rebajas de un 30% en los costes

Se acabaron los días del ‘pelotazo’ en la producción televisiva”, explica un importante directivo de una cadena de ámbito nacional. Ha habido épocas, reconoce, en las que grandes factorías han manejado márgenes de hasta un 40%. “Pero eso se ha acabado –remata-; que la mitad de lo que factura una productora sea beneficio neto se acabó”.

Según los datos recogidos por ECD, efectivamente las cadenas están pidiendo en estos momentos reducciones en los precios que oscilan entre un 20 y un 30%. La ventaja competitiva la ofrecerá, por tanto, aquella productora que ahora, además de talento, ofrezca mejores precios.

Las televisiones están pidiendo un esfuerzo importante a las compañías. Y esto está afectando, advierten los creativos, a los costes. Ahorrar en producción es ahorrar en la calidad de los productos: menor uso de exteriores, rodajes simplificados al máximo, más plató...

Las cadenas encargan menos producto

Otra de las consecuencias de la nueva situación es que las televisiones están contratando menos producciones. Un dato: si a finales de 2008 se podían contabilizar unas 40 series de ficción en fase de producción o emisión, ahora esa cifra se ha visto reducida a la mitad. Las consecuencias de este fenómeno se empezarán a percibir en septiembre.

Por eso, la compañía que tenga poco producto colocado va a sufrir mucho. No se descarta incluso que algunas factorías se queden por el camino.

Por otro lado, las empresas de mayores dimensiones se están viendo obligadas a reducir su estructura. Para ello, se está utilizando el margen que ofrece el contrato por obra, fórmula empleada tradicionalmente en el sector para la contratación de los equipos de producción para los formatos, fórmula de una gran precariedad para el trabajador pero que permite máxima flexibilidad a las creadoras de programas. Dependiendo del volumen de contratación, algunas productoras pueden comenzar un año con 1.000 asalariados, pasar en verano a 600 y cerrar diciembre con 1.200.

Responsables de Gestmusic, Globomedia y Zeppelin TV reconocen este ir y venir de profesionales, también en estas fechas. En el caso de Gestmusic se ha llegado a hablar de casi 300 salidas el pasado mes de febrero. Un portavoz de la productora ha explicado a ECD que “es difícil contabilizar ese número” por la rotación constante de empleados pero que se trata de “una situación general” del sector. En Zeppelin admiten la cancelación reciente de un buen número de contratos por el final de ‘Gran Hermano’.

Mayor dependencia del éxito y el fracaso

Un último apunte. El panorama descrito va a provocar, explican desde una de las grandes compañías de producción, una mayor dependencia del éxito. El fracaso de un formato va a tener más repercusión que antes mientras que lograr un producto que funcione será, más que nunca, la clave de las compañías de contenidos para televisión.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··