Sábado 16/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Las durísimas condiciones impuestas por HSBC a Prisa para renegociar su deuda: desinvertir en radio y TV, despedir a 2.000 personas y que Cebrián ceda protagonismo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La pasada semana, el Grupo Prisa comunicó a la CNMV un hecho relevante confirmando que la compañía que preside Ignacio Polanco estaba renegociando un acuerdo para volver a aplazar el crédito de 1.950 millones. Las condiciones impuestas por HSBC para esta nueva prórroga son significativas.

Según los datos recogidos por El Confidencial Digital en fuentes de la propia sociedad, esta moratoria, que afecta al primer pago de este crédito puente que obtuvo para financiar la OPA lanzada sobre Sogecable, responde a una estrategia muy meditada por parte de los directivos de HSBC, hasta ahora el banco británico menos castigado por la crisis financiera pero que no atraviesa ahora tampoco por su mejor momento.

La entidad chino-británica acaba de registrar una importante caída en sus beneficios, se dispone a despedir a 6.100 empleados y a cerrar filiales fuera del Reino Unido, concretamente en los Estados Unidos: clausurará hasta 800 oficinas.

Algo así es lo que ha exigido ahora HSBC a Prisa para acceder al tercer retardo en el pago de esos 1.950 millones de euros. El banco ha descartado una medida más drástica porque ejecutar ahora ese crédito, advierten, generaría ulteriores problemas: “¿Qué haríamos con esos activos?”, explica un directivo de la entidad.

De ahí que se haya optado por facilitar un nuevo calendario de pagos pero endureciéndole las condiciones al deudor. Concretamente, se habla de tres exigencias improrrogables:

--La primera condición que ha puesto el HSBC (y las otras cinco entidades financieras sindicadas: Caja Madrid, La Caixa, Banesto, Natixis y BNP) es la venta inmediata de activos. Se habla concretamente de sacar al mercado algunas filiales del área de televisión y de la radio.

En este sentido, parece cobrar nuevamente protagonismo la venta de Digital +, aplazada por Juan Luis Cebrián en 2008 tras no encontrar un comprador que pagara los 2.500 millones de euros que exigía. Ni siquiera el dúo Telefónica-Vivendi quiso avenirse a esa cifra inexcusable facilitada por el consejero delegado. La amenaza de venta de una de las ‘joyas de la corona’, la Cadena SER, sigue rondando.

--La segunda condición fijada por los acreedores británicos es un plan de ajuste de plantilla. En el Grupo Prisa manejan incluso algunas cifras: se habla de una reestructuración que dejaría en la calle a unos 2.000 ó 2.500 profesionales, de un total de 14.000 empleados.

--La tercera condición afecta, explican las fuentes consultadas, a un veterano directivo del grupo: Juan Luis Cebrián. Según estas fuentes, las entidades exigen ahora que el principal responsable de esta situación de colapso financiero (suya fue la decisión de lanzar la OPA sobre Sogecable) vaya diluyendo paulatinamente su protagonismo y poder de decisión en la compañía.

ACTUALIZACIÓN 19:28: Un portavoz autorizado de HSBC se acaba de poner en contacto con este confidencial para aclarar que esta no es la versión oficial del banco.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·