Sábado 25/11/2017. Actualizado 01:23h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Julia Otero telefoneó a Pablo Carrasco para que permitiera la emisión de una entrevista con Fernández de la Vega sin anuncios

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La entrevista con María Teresa Fernández de la Vega en el programa de “Las Cerezas” fue grabada por la tarde y por tanto, no se emitió en directo, como es costumbre. Julia Otero pidió permiso a Pablo Carrasco, Director Gerente de Programación y Contenidos de TVE, para no cortar la grabación en el minuto 50, como está previsto. Carrasco condescendió a que se juntaran dos bloques publicitarios.

La entrevista con María Teresa Fernández de la Vega en el programa de “Las Cerezas” fue grabada por la tarde y por tanto, no se emitió en directo, como es costumbre. Julia Otero pidió permiso a Pablo Carrasco, Director Gerente de Programación y Contenidos de TVE, para no cortar la grabación en el minuto 50, como está previsto. Carrasco condescendió a que se juntaran dos bloques publicitarios.

 

Como informábamos en nuestra edición de ayer, existe malestar en TVE Cataluña por el trato que reciben sus programas y los cortes que se aplican desde Madrid a sus informativos. Desde Barcelona denuncian el trato de favor que recibe, en cambio, “Las Cerezas”, un espacio de producción ajena al Ente.

 

A Julia Otero se le permite que no se adecue a la rejilla prevista para finalizar o que no se respeten los tiempos establecidos para los espacios publicitarios. Hoy narramos un ejemplo ilustrativo de esto, ocurrido hace sólo unas semanas con la entrevista de Julia Otero a la Vicepresidenta del Gobierno.

 

Según le cuentan a El Confidencial Digital profesionales del Ente en Cataluña, De la Vega no podía asistir en directo por la noche a Las Cerezas, así que el espacio se grabó por la tarde.  Julia Otero no quería cortar la entrevista y le bastó una llamada a Madrid para que Carrasco diera órdenes de que se cumplieran los deseos de la periodista.

 

En vez de emitirse –como está estipulado- el primer bloque de publicidad a los 50 minutos, se mantuvo la grabación sin cortes hasta los 60.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·