Miércoles 23/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

El Mundo, Marca y Expansión bloquean su código de conducta para redes sociales. Nadie consultó a los directivos y la redacción se plantó en contra de la medida

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El código de conducta en Facebook y Twitter para los periodistas de Unidad Editorial ha quedado en nada. Al menos, de momento. La redacción no ha aceptado el texto que envió por correo electrónico Aurelio Fernández y ningún periodista lo ha aplicado.

El texto remitido por el subdirector General de Coordinación Editorial de la compañía cayó como una ‘bomba’ en las diferentes redacciones de Unidad Editorial. Todos los periodistas, en bloque, se han negado a cumplir las pautas que se recogían en este código de conducta, apuntan las fuentes internas consultadas por El Confidencial Digital.

Las peticiones de Aurelio Fernández a los profesionales de El Mundo, Marca o Expansión se centraban en:

-- Cerciorarse de que sus informaciones y opiniones no representan un claro antagonismo o son perjudiciales para los intereses de su cabecera”.

-- En horarios de trabajo, “queda excluida la participación en estas redes si no es con fines exclusivamente profesionales”.

-- “No podrán adelantar contenidos de las publicaciones de El Mundo, Marca o Expansión, mucho menos si son propios o exclusivos, a no ser que forme parte de una estrategia de comunicación pactada con la dirección editorial”.

-- “Los profesionales de Unidad Editorial evitarán aportar informaciones en las redes sociales que no estén completamente contrastadas, de igual manera que lo harían antes de publicarlo en su propio medio. Es también inapropiado entrar en debates estériles, responder a provocaciones o abundar en cuestiones personales”.

Según se explicaba en ese correo, la ausencia de una regulación interna ha hecho que el uso de las redes sociales se haya extendido de forma espontánea en las redacciones de la empresa, sin objetivos convenientemente definidos, lo que “provoca que las intervenciones de los profesionales en las redes sociales no vayan siempre en sintonía con los intereses de las publicaciones para las que trabajan”.

Los periodistas de los medios de Unidad Editorial se quejan especialmente de la manera empleada por Aurelio Fernández para difundir este código. No hubo consulta previa a los periodistas, ni a los principales directivos del periódico, lo que no sentó nada bien a algún responsable de sección.

De momento, como decimos, el texto ha quedado en mero papel mojado. Desde la cúpula del grupo se apuesta por otra fórmula para regular el uso de las redes sociales por parte de los periodistas: un acuerdo de los principales directivos de las redacciones que, más tarde, se transmita a los periodistas de base.

El principal problema para Unidad Editorial sobre el uso de Twitter o Facebook es que los periodistas difundan por Internet informaciones que no están contrastadas y que, por tanto, dañen la credibilidad del grupo. Este es, precisamente, el principal objetivo de la dirección. De hecho, ya ha habido algunas reprimendas a periodistas que han publicado en sus perfiles noticias que luego no eran ciertas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··