Domingo 27/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Paolo Vasile quiere volver a Italia como líder de audiencia “al precio que sea”: Telecinco buscará más ‘picante’ aunque Tringali no logre comercializar esos espacios

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El consejero delegado de Telecinco, Paolo Vasile, ha decidido dar un giro a la cadena para recuperar el primer puesto de audiencia. La nueva política deja a un lado el modelo de televisión generalista y popular que se buscaba y opta por “apretar hasta el fondo”. Pero hay problemas para comercializar esos espacios.

Según fuentes internas de Telecinco consultadas por El Confidencial Digital, esta decisión de fondo se sustenta sobre una doble convicción, que Vasile ha admitido a su entorno más cercano. A su juicio, en 2007 cometió dos graves errores de estrategia: -- Primero: se equivocó al no abandonar España aquel año, cuando nadie lograba hacer sombra a Telecinco y ésta era líder indiscutible frente a sus rivales, con un 21,5% de cuota de pantalla. Desde esa fecha, todo han sido problemas. Dos años después, sin ir más lejos, ha alcanzado su mínimo histórico: 13,8%, en julio pasado.

-- Segundo: se equivocó, además, al ceder a las presiones (del Gobierno, de Florentino Pérez, de la Casa Real y hasta del gabinete jurídico de la compañía, abrumado por un sinfín de demandas) y al intentar poner en marcha un modelo de televisión popular, más ‘blanca’, dirigida a toda la familia y a un público de más edad.

Vasile considera que esta difícil travesía del desierto que ha tenido que padecer obedece a todo lo anterior. De este periodo, duro y complejo, ha extraído algunas lecciones. En primer lugar, que no le queda mucho tiempo en España. La entrevista que mantuvo el pasado mes de febrero en Milán con el máximo responsable de Mediaset, Fedele Confalonieri, (vea aquí más detalles de ese encuentro) no le dejó lugar a dudas. Su ciclo está a punto de concluir.

En segundo lugar, no quiere saber nada de una televisión “con menos ruido pero menos audiencia”. Eso se acabó. Al menos mientras él permanezca al frente de la nave. Su conclusión es que siempre habrá presiones: cuando hay ‘telebasura’, por la calidad de los contenidos; y cuando la tele es ‘limpia’, porque no hay audiencia y, por lo tanto, caen estrepitosamente los ingresos.

El consejero delegado de Telecinco quiere irse triunfando, por la puerta grande, más que nada para no ‘manchar’ su hoja de servicios: 10 años al frente de la televisión más rentable de Europa. Y va a lograr su propósito –declara- “al precio que sea”. De ahí esta huida hacia delante, dando luz verde a formatos como ‘Sálvame’, ‘G-20’, ‘Te cambio a tu esposa por la mía’, un formato de telerrealidad con niños… o la nueva vuelta de tuerca aplicada a otros como ‘Mujeres y hombres’, ‘La Noria’, etc.

El yogur de Karmele y el anunciante que no llega

Vasile advierte estos días en privado que toda la presión vuelve a ser ahora para el otro consejero delegado de la compañía, Giuseppe Tringali, que dirige los destinos del área comercial de la cadena: Publiespaña. Tras estos meses en los que él mismo ha sufrido las presiones del área comercial –que le exigía más audiencia que pudiera generar más ingresos- el reto es en estos momentos para Tringali.

Sin embargo, los datos publicitarios de Telecinco para septiembre no son nada halagüeños. Apenas van a lograr rentabilizar su recién recuperado liderazgo: las previsiones apuntan –según estimaciones de las agencias en poder de ECD- a que sufrirá una caída del 41% respecto a septiembre de 2008. Es decir, dejará de ingresar unos 28 millones de euros con respecto al mismo mes del año anterior.

¿Qué sucede? En primer lugar, que los comerciales no lograron prever esta inversión de tendencia para facturar con unos precios acordes a estos índices como líder. Pero, además, en un escenario como el actual, en el que ninguna cadena logra ocupar al 100% sus espacios publicitarios, quien más sufre es este tipo de programación que genera cierto rechazo social.

Un ejemplo. Karmele Marchante lleva varias semanas comiéndose un yogur durante la emisión de ‘Sálvame’, a primera hora de la tarde. Jorge Javier Vázquez acompaña la retransmisión del ‘evento’ con comentarios del tipo: “bueno, a ver si algún anunciante se decide a poner nombre a este yogur”, mientras el realizador dedica unos planos al proceso. Pues bien. Aún ninguna marca ha dado el paso.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·