Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Pedro J. Ramírez aparca el debate sobre su sucesión: quiere arreglar las cuentas de Unidad Editorial y la televisión le entusiasma

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pedro J. Ramírez ha dejado un lado cualquier debate sobre su sucesión como director de El Mundo. El periodista se encuentra más centrado que nunca en sanear las cuentas de la compañía que, según los datos difundidos por Unidad Editorial, acumula unas pérdidas de 73,3 millones de euros en los primeros nueve meses del año.

Fuentes del entorno del periodista riojano aseguran que su prioridad en este momento es remontar en vuelo y conseguir que Unidad Editorial comience a ganar dinero. Entonces, añaden, Pedro J. Ramírez habrá cumplido con su objetivo

Hace unos meses se comenzó a hablar de la sucesión del director de El Mundo después de que comentara en privado que se pensaría si renovaría su contrato al frente del segundo diario más leído de España. El propio Pedro J. aseguró que Casimiro García-Abadillo no quería convertirse en su reemplazo y lanzó el nombre de Rubén Amón, corresponsal en París, como una persona ‘al alza’ –ver noticia-.

Pero todo este debate sucesorio ha quedado aparcado a día de hoy, como decimos. Pedro J. Ramírez sigue siendo el principal responsable de la elección de los temas de la portada de El Mundo, del enfoque de los titulares, de marcar la línea de opinión, etcétera. No hay decisión importante que no pase por él.

Además, uno de los proyectos a los que más tiempo dedica es la televisión del grupo, la cual “le entusiasma”. Según confiesa gente próxima a Pedro J. Ramírez, aproximadamente el 40% de su agenda diaria lo dedica a Veo7, cadena de la que considera que debe ser uno de los puntales de Unidad Editorial.

Las mismas fuentes comentan que el ‘fiasco’ de ‘La vuelta al mundo’ no sentó bien a Pedro J. Ramírez y que, desde entonces, “tiene una espina clavada”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··