Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

José Ramón de la Morena ha hablado varias veces con Ramón Osorio, director general de Onda Cero: el presentador de ‘El Larguero’ acaba contrato con la SER el 30 de junio

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

José Ramón de la Morena ha negociado con Onda Cero. Uno de los ‘buques insignia’ de la Cadena SER ha tenido varios contactos con el ‘número dos’ de la emisora de Planeta.

El Confidencial Digital ha podido confirmar que De la Morena ha mantenido conversaciones (más de una) durante los últimos días con Ramón Osorio, director general de Onda Cero. Han sido meros contactos a través del teléfono móvil para hablar de su posible fichaje.

Osorio es la mano derecha de Javier González Ferrari en Onda Cero. Se encarga directamente de gestionar las cuentas de la emisora y fue él quien telefoneó a De la Morena para interesarse por su situación en la SER.

El director de ‘El Larguero’ finaliza su contrato con la SER el próximo 30 de junio, según explican las fuentes consultadas por ECD. Esta situación es conocida en la zona noble de Onda Cero, de ahí que se decidiera contactar con De la Morena.

¿Hay posibilidades de que abandone la SER?

Fuentes de la SER, que conocen a la perfección a De la Morena, explican a ECD que es “muy complicado” que el locutor de Brunete abandone la emisora de Prisa. Siente a la SER como un proyecto personal y más de una vez ha comentado en privado que sus días radiofónicos acabarán en la Gran Vía.

La relación entre De la Morena y Ferrari, aseguran las mismas fuentes, es “nefasta, no existe”, de ahí que haya sido Osorio quien ha contactado con él.

En septiembre de 2007, el locutor dijo en la antena de la SER del presidente de Onda Cero que es un “personaje siniestro”, “retorcido”, “reptil de despachos”, con la “mala leche y la mala baba de su padre [Antonio González Calderón], pero él no heredó el talento”, “fulano”, “tonto”, “mal bicho”, “siempre va por detrás”. Y añadió: “Me ha llamado paleto e inculto. Es verdad, lo soy. Un inculto licenciado en Ciencias de la Información. Pero si los carnés de cultura los reparte el tonto este, que venga dios y lo vea...” –lea aquí lo que sucedió-.

Días más tarde, Ángel Rodríguez contestó a De la Morena en su programa diciendo que llamándole “recalificador” y acusándole de haber ordenado manipular para la SER una ‘cassette’ contra Javier Clemente –léalo pinchando aquí-.

La dirección de la SER conoce los contactos

Las fuentes consultadas por este confidencial aseguran que en la zona noble de la Gran Vía tienen conocimiento de estas conversaciones. La preocupación por que pueda abandonar la emisora es mínima.

Algún directivo considera que De la Morena ha accedido a hablar con Osorio para negociar al alza las condiciones de su contrato. La última renovación, en 2009, fue “plana”, apuntan. Es decir, en la SER se habían congelado los salarios y De la Morena simplemente amplió su contrato, sin mejorarlo.

En la dirección también consideran que la negociación del locutor con la actual cúpula será diferente a la que llevaba a cabo en anteriores ocasiones con, principalmente, Augusto Delkáder. Ahora, afirman, Javier Pons y Alejandro Nieto serán más exigentes.

Según informó el diario El Mundo, José Ramón de la Morena tiene un contrato mercantil con la SER, con unas cláusulas que establecen las sanciones y penalizaciones pertinentes en caso de romperse. 

La relación De la Morena – Ángel Rodríguez

El locutor de la SER y el director de Deportes de Onda Cero también tienen una pésima relación. El veterano periodista afirmó que, en su etapa en la Gran Vía, era “torpe” y Rodríguez contestó que le mandaba conservar a buen recaudo las entradas del concierto de Serrat o ir a comprar los Reyes de sus hijos.

En una entrevista publicada el pasado martes en Punto Encuntro Complutense, De la Morena dijo de Ángel Rodríguez que Ferrari le había ordenado insultarle para subir la audiencia de su programa.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·