Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Reunión en la cumbre entre Paolo Vasile y Rubalcaba. El CEO de Telecinco se desplazó expresamente hasta el Congreso y, entre otras cosas, se habló de Miguel Barroso

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Alfredo Pérez Rubalcaba y Paolo Vasile mantuvieron un encuentro reservado hace dos semanas. El consejero delegado de Mediaset España ha protagonizado así un acercamiento al vicepresidente primero del Gobierno, futuro candidato del PSOE a las generales de 2012.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, la reunión se produjo en uno de los despachos del Congreso de los Diputados reservados al Gobierno. Y se celebró con la máxima discreción posible. De hecho, el directivo de Telecinco ha dado orden de negar la existencia de esta cita, que sin embargo ha sido confirmada a ECD por el equipo del vicepresidente.

El encuentro tuvo lugar en un momento singular. Se celebró unos días después del Comité Federal, en una semana de especial agitación interna en el PSOE. De hecho, las pocas personas del partido que conocen la existencia de esta cita se mostraron sorprendidas inicialmente por la deferencia de Rubalcaba hacia Vasile.

Las fuentes consultadas explican también que el italiano acudió a la reunión en la Carrera de San Jerónimo para ‘tender puentes’ y ganarse la confianza del vicepresidente. Se trata de un movimiento estratégico de cara al futuro.

Paolo Vasile tiene el convencimiento de que Mediaset España debe llevarse bien con los dirigentes políticos del país, sea quien sea el partido político que ocupe La Moncloa. Con Zapatero no ha habido sintonía en absoluto durante estos años, pero ahora se quiere cambiar esa situación.

De hecho, fuentes conocedoras del encuentro aseguran que uno de los nombres propios citado en la reunión fue el de Miguel Barroso. El ex secretario de Estado de Comunicación (y esposo de la socialista Carme Chacón) es uno de los personajes con peor consideración en Mediaset España.

Paolo Vasile jamás olvidará el viaje a Italia de Barroso y varios ‘fontaneros’ de Moncloa para exigirle a Fedele Confalonieri (brazo derecho de Silvio Berlusconi) la cabeza de su consejero delegado en España. Como ya se contó en estas páginas (véalo aquí), Vasile había calificado públicamente de “golpe de estado audiovisual” la concesión a la Sexta, por parte de Zapatero, de la licencia televisiva que la convirtió en la cuarta cadena privada de ámbito nacional.

El consejero delegado de Telecinco también pudo expresarle a Rubalcaba su creciente preocupación por la actual coyuntura económica. La caída publicitaria en televisión del segundo trimestre del año es ya –según los datos que maneja Vasile- de un 30%. Una tendencia que está pagando la compañía en el mercado bursátil: la cadena de Mediaset ha perdido en bolsa en el último año un 5,46%.

El Gobierno Zapatero podría aliviar esta situación con algunas medidas. La eliminación de la publicidad de las televisiones autonómicas englobadas en la FORTA aliviaría la situación de las cadenas privadas, que ya vieron incrementados sus ingresos cuando TVE dejó de emitir anuncios. Toda esa inversión se quedó en el sector y fue repartido en los distintos canales según su audiencia.

Otra demanda que viene reclamando Vasile desde hace años es que las cadenas privadas queden exentas de invertir un 5% de sus ingresos en el cine español. Un gasto que sigue lastrando sus cuentas, en una época de gran exigencia.

Por último, hay que recordar que Mediaset sigue pendiente de los dictámenes de la Comisión Nacional de Competencia, que analiza con detalle las condiciones en que se está produciendo la fusión entre Telecinco y Cuatro.

Esta operación también afectó a Digital+, la familia de canales de pago del Grupo Prisa: Telecinco renunció a la gestión de la plataforma para poder comprar un 22% de la misma, algo que generó cierta sorpresa en el sector. Prisa ingresó 550 millones de euros por esta venta en la que también participó Telefónica.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·