Jueves 18/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Telecinco acusa a Cuatro de mermar sus ingresos en el Mundial de Sudáfrica. Vasile baraja exigir una compensación económica a Prisa por ‘reventarles’ la exclusiva en la entrega de la copa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Indignación en Telecinco con Cuatro por el Mundial de Sudáfrica, el evento que ha permitido a la cadena de Mediaset terminar el mes de julio como líder de audiencia. El enfado del equipo directivo de Paolo Vasile está relacionado con el uso de imágenes por parte de Cuatro. Se acusa a la cadena del Grupo Prisa de saltarse la exclusividad que tenía Telecinco.

Según ha sabido El Confidencial Digital, los directivos de la cadena de Mediaset están indignados con varias maniobras de la televisión que todavía dirige Daniel Gavela. A su juicio, Cuatro no cumplió en varios momentos el pacto que había cerrado con Telecinco, sobre la emisión de previos y post-partidos. Sin embargo, el hecho culminante que desató las iras en Fuencarral fue lo que sucedió en la final que enfrentó a España y Holanda.

La prórroga de ese encuentro, que ganó el combinado nacional el domingo 11 de julio y en la que marcó Andrés Iniesta, fue la emisión más vista en los 20 años de Telecinco, con 14.582.000 espectadores y un 80,3% de share. Pero no todo salió según lo previsto.

Los comerciales de la cadena habían vendido a precio de oro la publicidad durante la entrega de trofeos al campeón y al subcampeón. Fuentes del sector publicitario desvelaron días antes del partido que esos spots emitidos tras el partido podían rondar los 250.000 euros.

No es una cifra desorbitada. Según datos facilitados por Focus Media, en la semifinal, la tarifa del bloque intermedio fue de 100.000 euros por un spot de 20 segundos, cantidad que pagaron principalmente marcas de automoción como Hyundai FIFA, Renault Megane y Kia, pero también bebidas como Damm, Mahou y Coca-Cola, y otras marcas normalmente ajenas al fútbol como Nueva Rumasa, Prima y El Pozo. Esa cifra se multiplicó al menos por dos en la final.

Tras la victoria de la Selección Nacional, más de 7 millones de telespectadores se quedaron viendo el post partido en Telecinco –más de la mitad de la audiencia- pero un millón y medio (un 11,5% del share) se decantaron por Cuatro para disfrutar del triunfo de ‘La Roja’. Y Cuatro no emitió publicidad. Es decir, el impacto de los carísimos spots de Telecinco fue menor porque hubo telespectadores que pudieron cambiar de cadena para evitar los cortes publicitarios.

El asunto ha sido considerado como de “muy grave” en las reuniones internas de la cadena. No se trata de un simple enfado de pasillo: el agravio ha tenido repercusión en las arcas de Telecinco, que ha dejado de ingresar dinero. De hecho, ECD ha podido confirmar que la dirección de la cadena se ha llegado a plantear, como decimos, exigir una compensación económica a Cuatro por los perjuicios que ha causado esa maniobra.

Y encima, Sofres rebaja las cifras

Hay otro dato que no ha gustado en Telecinco relacionado con la retransmisión de los partidos de España: las audiencias ofrecidas por Sofres. Internamente se critica con bastante dureza la cifra de 15 millones de telespectadores que se ha ofrecido sobre el seguimiento de la final en televisión.

A los directivos de Paolo Vasile no les salen las cuentas. Ellos contabilizan unos 37 millones de telespectadores potenciales en el país y les resulta difícil imaginar que no fueran más los que siguieran ese encuentro.

La posible causa de este desequilibrio es conocida: Sofres sólo contabiliza hogares. Es decir, los aparatos que registran los datos de audiencia obvian los miles de españoles que siguieron el partido en los bares, en las casas de sus amigos, que estaban concentrados en pantallas gigantes instaladas en ciudades de toda España…

Aquí, los estudios oficiales dan la razón a Telecinco. Un informe publicado recientemente por Aegis Media Sponsorship asegura que el 40,3% de los españoles que vieron la final y tenían más de 55 años siguieron el partido en su hogar, mientras que el 35,7 % de las personas de entre 25 y 34 años lo vieron en un bar o un local. De los jóvenes en edades comprendidas entre los 14 y 24 años, el 46,8% acudieron a las pantallas gigantes distribuidas por toda España.

Otro dato relevante: el 87,2% de las personas que vieron el encuentro en su casa estaban acompañados. El 86,9% de los que acudieron a casa de amigos, lo hicieron en grupos de más de 5 personas.

Internamente se han hecho cuentas, sopesando estas cifras, y el cálculo que sale es que esa retransmisión la pudieron seguir entre 22 y 28 millones de televidentes. Un perjuicio más a sumar al anterior pues los patrocinadores sólo han pagado por el número de impactos oficiales de su anuncio, es decir, los registrados por el medidor autorizado: Sofres. Más dinero que se ha dejado de ingresar.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··