Lunes 23/10/2017. Actualizado 14:03h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

La cúpula de Telecinco está perpleja por la falta de ‘pulso directivo’ que se ha encontrado en Cuatro: reuniones maratonianas, ausencias los viernes y bastante indecisión

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La fusión Telecinco-Cuatro avanza a buen ritmo. La intención de los directivos de Mediaset es consumar la reestructuración interna en junio y julio, con la mirada puesta en la oferta conjunta de publicidad en septiembre. Por lo pronto, algunos no salen de su asombro al constatar cómo son determinados modos de proceder de la tele del Grupo Prisa.

Los máximos responsables de Telecinco suelen alardear del alto grado de exigencia que existe en la compañía. Para lograr el certificado de “cadena más rentable de Europa” durante tantos años, advierten desde Fuencarral, ha sido preciso imprimir un ritmo de trabajo grande y mucha implicación. Especialmente, por parte de los directivos.

Pues bien. Según ha sabido El Confidencial Digital, el balance que hacen en Telecinco desde esa óptica de las reuniones celebradas hasta ahora con sus homólogos de Cuatro es que en el canal del Grupo Prisa falta exigencia y rentabilizar mejor los tiempos. En primer lugar, se alude a las “maratonianas” reuniones de sus directivos.

Los responsables de Mediaset consideran altamente improductivos los encuentros en Cuatro. Las citas se suelen alargar, sin motivo aparente, hasta dos o tres horas. En ocasiones, advierten, bastaría con preparar algo más esas reuniones con anterioridad. Y ponerles un límite.

En segundo lugar, se alude a algunas costumbres sobre la salida del trabajo. En Telecinco no se entiende, por ejemplo, que algunos profesionales suelan ‘desaparecer’ los viernes a partir del mediodía o incluso antes. “Eso en Mediaset es impensable”, explican.

Por último, se considera que en Cuatro sobra indecisión y falta determinación. Y para ilustrarlo se cita un ejemplo concreto: el caso de ‘Lo que diga la Rubia’, el fallido programa de tarde presentado por Luján Argüelles que vio la luz en febrero y duró sólo una semana en antena. En Telecinco no salen de su asombro cuando han sabido que se encargaron hasta 15 pilotos de este formato, pagados a precio de programa… aunque a nadie le convencía el espacio.

“Es un ejemplo –rematan desde Mediaset- de lo que nunca debe pasar. Si un programa no convence, se cancela y punto. Haya o no unanimidad. Las indecisiones cuestan mucho dinero”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·