Martes 12/12/2017. Actualizado 13:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

“Viernes, a la una del mediodía”. Cunde el pánico en Telecinco por el método empleado en los últimos despidos y el pulso de Juan Carlos de Ory

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Hoy es viernes, un mal día para los empleados de Telecinco que conocen el patrón que sigue desde hace muchos años el director de Personal. Allí se sabe que los viernes, a la una, es el ‘momento fatídico’, elegido habitualmente por Luis Expósito para comunicar las salidas.

Según ha podido confirmar El Confidencial Digital, los últimos despidos y esta circunstancia han provocado una situación de cierto pánico entre los empleados del canal, que no saben qué será de ellos. Ha calado especialmente la narración difundida por algún ex compañero, sobre el modo en el que conocieron su marcha la semana pasada.

Se cuenta que hubo algún profesional de la casa que fue emplazado, en medio de su desempeño cotidiano, a salir de un control de realización, por ejemplo, para ser informado de que se trataba de su última jornada laboral en la compañía. Debía recoger sus cosas, marcharse y no volver.

Eso sí. Las condiciones económicas han sido muy ventajosas: cuarenta y cinco días por año trabajado, más el salario de dos meses, algo inusitado. Algunas fuentes explican, además, que se ha tratado de profesionales con muchos años en la cadena pero prescindibles.

Aparte del metódico responsable de Personal, el otro directivo que más ha intervenido en estos despidos recientes es Oscar Fornies, productor ejecutivo. Su protagonismo tiene que ver con que la principal reestructuración acometida la semana pasada afectó a su área de Contenidos. También ha habido rescisiones de contrato en el área artística, por la externalización de las divisiones de Escenografía e Iluminación.

Hay quien llama la atención, por cierto, sobre la actitud de conformidad y asentimiento de los trabajadores a este goteo constante de despidos. Por un lado, se entiende que el modelo televisivo debe cambiar, máxime con el desplome tan brutal de los ingresos publicitarios. Pero por otro, hay extrañeza por el silencio casi total de los sindicatos.

Con Ghislain Barrois, no

A todo esto hay que sumar el último pulso interno entre directivos. Ayer jueves, la división de recursos humanos de Telecinco distribuyó una circular interna que anunciaba las últimas incorporaciones y nombramientos en el Grupo Telecinco. Allí se informaba del cambio de Juan Carlos de Ory, hasta ahora director del área comercial que se ha convertido en el nuevo director del área de ventas de Telecinco Cinema.

La polémica surgió cuando De Ory, responsable de una de las divisiones que más ingresos ha aportado a la cadena (la comercial), tuvo conocimiento de que iba a pasar a depender directamente del hombre que más peso ha ganado en Telecinco desde el pasado mes de septiembre: Ghislain Barrois, director de adquisiciones de cine y derechos y consejero delegado de Telecinco Cinema.

Según ha sabido ECD, nada más conocer este movimiento, De Ory anunció que no estaba dispuesto a aceptar esa recolocación. Si la compañía confirmaba esa decisión, estaba dispuesto incluso a forzar su salida.

Finalmente, el director general Manuel Villanueva se ha avenido a reconsiderar esta decisión y De Ory ha pasado a depender de la dirección general que gestiona Álvaro Augustín.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··