Viernes 19/01/2018. Actualizado 13:41h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

“La redacción está prácticamente vacía. Es la desolación”

Los periodistas de EFE elevan quejas a la dirección por tener que trabajar en la calle para ahorrarse viajes

La sede de la agencia de noticias está a las afueras de Madrid. El cierre de la Línea 1 del Metro ha agravado la situación

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los periodistas de la Agencia EFE en Madrid han presentado una queja a la dirección por las condiciones de trabajo que tienen que soportar derivadas de la lejanía de la sede del centro de la capital.

Nueva sede de la Agencia EFE. Nueva sede de la Agencia EFE.

Según los testimonios recabados por El Confidencial Digital, todo comenzó hace tres años cuando EFE abandonó el edificio de la calle Espronceda y se trasladó a la Avenida de Burgos. “Nos mudamos a Mordor”, explica uno de los afectados empleando un término coloquial de uso interno, inspirado en ‘El Señor de los Anillos’, para ironizar con la distancia que separa la redacción del centro de Madrid.

A este hecho hay que añadir ahora un agravante: el cierre de la Línea 1 de Metro que tuvo lugar el pasado día 3 de julio. Se trata de la segunda vía del suburbano con más demanda de Madrid: transporta 13.000 viajeros en hora punta y realiza una media de 7,5 millones de viajes al mes. Las obras afectan a 23 estaciones, las que van de Sierra de Guadalupe a Plaza de Castilla. La reapertura está prevista para el próximo 12 de noviembre.

Durante estos cuatro meses, los periodistas de EFE están “viviendo una auténtica odisea” –como la califican ellos mismos- para cumplir con su trabajo. La empresa no paga taxis sino en casos excepcionales o imprevistos y los empleados deben emplear gran parte del día en desplazamientos. Otros, han optado por una solución excepcional.

Gran parte de la plantilla ha decidido pasar por la redacción una sola vez cada jornada. Acuden únicamente por la mañana, para recibir instrucciones sobre los actos que deben cubrir en su Sección, y ya no vuelven en todo el día. Van de rueda de prensa en rueda de prensa y aprovechan cualquier rincón para redactar las noticias.

“Las cafeterías se han convertido en la redacción habitual de los periodistas de EFE”, relata un profesional afectado. Pero no solo. Los periodistas también se valen de un tramo de escalera en plena calle, un puesto de una biblioteca, el hall de un hotel… Cualquier rincón apartado y discreto vale para escribir el artículo y enviarlo por internet a la sede de la agencia.

“La redacción central está ahora prácticamente vacía. Es la desolación. Nadie para por allí. Es triste el poco ambiente que hay”, confirma un trabajador. “Nos hemos quejado a los superiores, porque no es justo: se quiere ahorrar en alquiler y taxis pero quienes pagamos las consecuencias somos los trabajadores”.

ECD se ha puesto en contacto con un portavoz de la Agencia EFE que entiende las quejas de los empleados y le consta que se están produciendo, aunque matiza: “No son generalizadas”.

En cuanto a la ubicación de la sede, en la Avenida de Burgos, reconoce que no tiene tan buena localización como la anterior en la calle Espronceda, en pleno centro de Madrid. No obstante, aclara que se ha informado a los trabajadores de que disponen de dos paradas de Metro alternativas a la Línea 1, a menos de 15 minutos a pie (‘Chamartín’ y ‘Duque de Pastrana’).

Explica también que el actual emplazamiento de la redacción, en la avenida de Burgos, es mejor que otras opciones que se habían planteado inicialmente y el traslado permite un significativo ahorro al Estado dado que la sede actual es un edificio de la SEPI.

Sobre el uso de los taxis, afirma que no se han dejado de pagar de forma habitual. Aunque admite que, como empresa pública, se ha solicitado a los trabajadores que, en la medida de lo posible y sin afectar a las coberturas, intenten coordinar los trayectos entre varios y compartir gastos como medida de ahorro. Además, se les recomienda que utilicen el transporte público.

Por último, sobre las crónicas realizadas en la calle o en las cafeterías entiende que haya quejas, porque no resulta una forma cómoda de trabajar, pero defiende que la agencia dispone de medios para poder realizar coberturas a distancia.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··