Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Anécdotas en los premios ‘Puerta del Recuerdo’: ¿se servirá faisán?, bronca de Ortega Lara, Esperanza y los ‘sms’

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Chivato asistió ayer, en el Casino de Madrid, a la entrega de los premios ‘La Puerta del Recuerdo’, en su primera edición, que promueve el Observatorio Internacional de Víctimas del Terrorismo, de la Fundación San Pablo CEU. Un acto brillante y emotivo a la vez, de gran recorrido futuro.

La suma de personajes allí presentes era llamativa. Desde José María Aznar a Esperanza Aguirre, pasando por María Dolores de Cospedal, Mayor Oreja, Arancha Quiroga, Antonio Basagoiti, Francisco Granados, Adolfo Suárez Illana, María San Gil, Rosa Díez, Mari Mar Blanco, Maite Pagazaurtundúa, Federico Trillo, Ana Vidal Abarca, y los socialistas Javier Rojo, Nicolás Redondo, Álvaro Cuesta y Txiki Benegas, además del fiscal Fungairiño o el empresario Julio Ariza. La conducción corrió a cargo de Ernesto Sáenz de Buruaga y la presentación de Cayetano González.

Abundaron las ovaciones y los momentos emotivos. Como los aplausos a los cuerpos y fuerzas de seguridad. Pero el instante más destacado se produjo cuando los asistentes, puestos en pie, aplaudieron largamente a uno de los premiados, José Antonio Ortega Lara. Hubo también algunas anécdotas relevantes:

-- Dada la presencia de los altos mandos del Cuerpo Nacional de Policía, y la polémica sobre las filtraciones a etarras, en los corrillos del aperitivo algunos preguntaban, maliciosamente, si en el almuerzo se iba a servir faisán.

-- María San Gil, que se mostraba muy sonriente y relajada, reconocía en los corrillos que ahora se siente “liberada”.

-- José María Aznar presumió, durante su intervención, de su condición de “superviviente” del terrorismo. Presentaba también un aspecto inmejorable, aunque de una delgadez quizá excesiva.

-- El ex presidente habló de sus próximas memorias. Y, como adelanto, contó que, durante la noche en que se buscaba a Ortega Lara en la nave de Mondragón, cuando Mayor Oreja le llamó para decirle que no encontraban nada, le respondió: “Por favor, dales media hora más”. Esa media hora fue la que permitió, por fin, que la guardia civil localizara el zulo donde se encontraba el secuestrado.

-- Dado el momento que vive el PP, Esperanza Aguirre centró gran parte de la atención de los medios, sobre todo a su llegada, que hizo acompañada de Francisco Granados.

-- La presidenta pasó gran parte de la intervención de Aznar entretenida leyendo mensajes en su teléfono móvil. Por lo visto, no paraban de llegar. Tanto que incluso cuando habló Ortega Lara volvió a centrarse en los ‘sms’ que le enviaban y en responder a algunos de ellos.

-- Tomo la palabra un personaje prácticamente inédito en los medios, el director de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez, para agradecer la distinción a las fuerzas de seguridad. Hablaron también el director adjunto Operativo de la Dirección General de la Policía, Miguel Ángel Fernández Chico, y el director general adjunto de la Guardia Civil, general José Manuel García Varela, ambos de uniforme. García Varela, muy escueto, no pronunció más de cuatro palabras.

-- Además de saludar en inglés a otros dos de los premiados, el jefe de los bomberos de Nueva York y al representante de la asociación de víctimas de Omagh, Ortega Lara hizo gala del desparpajo y desinhibición que últimamente practica: se despachó con todos.

-- Para incomodidad de los socialistas presentes, echó en cara al Gobierno el haber negociado con ETA, y dijo que el actual cambio de política es sólo una “maniobra de distracción” porque volverá a negociar con los terroristas. No pocos de los asistentes se temieron que alguno de los aludidos abandonara en ese momento la sala.

-- No salió mejor parado el Partido Popular: dijo que quienes antes hablaban de las víctimas como un “referente moral”, ahora las consideran una mala compañía y una rémora para sus ambiciones personales.

-- El último palo lo dirigió Ortega Lara a la Asociación de Víctimas del Terrorismo: afirmó que no comparte su postura y que por eso se dio de baja de la AVT.

Vea a continuación dos imágenes del abrazo que protagonizaron José María Aznar y Ortega Lara:

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··