Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Un mando de la Guardia Civil: “Vosotros tres, arregladme este escanciador de sidra eléctrico”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Desfile de la Guardia Civil. Desfile de la Guardia Civil.

Ocurrió el pasado mes de abril en Pamplona. El coronel jefe de la Guardia Civil de la zona requirió la presencia de varios agentes para que le ayudaran con un objeto de su propiedad.

Entonces, el secretario del coronel telefoneó a la oficina del GATI, la unidad encargada de la informática y telecomunicaciones en Navarra, para que advirtiera a los agentes de que el jefe iba a personarse en sus dependencias.

Así fue. A los pocos minutos, el coronel entró por la puerta de la oficina con un escanciador de sidra eléctrico. Según le cuentan a El Chivato, les hizo saber que el aparato no funcionaba y solicitó a los presentes que le echaran un vistazo. “Arregladme este escanciador”, les dijo.

Los agentes no salían de su asombro. Eran un cabo primero y dos guardias civiles que, cuando el coronel se retiró, procedieron a analizar el artilugio para intentar encontrar el motivo de la avería.

Estuvieron dos mañanas trabajando. Los agentes lo desmontaron completamente y, finalmente, pudieron dar con el problema. Todo ello lo hicieron en horario laboral y empleando las herramientas de las que disponían en las dependencias oficiales.

Uno de los agentes decidió entonces presentar un escrito a sus superiores solicitando explicaciones por lo sucedido. Quería saber por qué había tenido que desatender sus obligaciones para reparar un instrumento de esta naturaleza.

La solicitud siguió su curso y, finalmente, el propio coronel que realizó el encargo fue designado para abrir una investigación sobre el asunto del escanciador. Como parte de la instrucción, interrogó por escrito a los guardias civiles que participaron en la reparación de la máquina.

El coronel envió un informe a sus superiores y la respuesta llegó unos días más tarde. Un teniente general les hizo llegar sus conclusiones: no se había cometido ninguna infracción; fue un “acto de colaboración” por parte de los agentes.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·