Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Instrucción a la Policía: “Que no parezca que se protege a los chorizos de Caja Madrid”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los preferentistas lograron saltarse el cordón policial y acorralar el coche de Miguel Blesa. Los preferentistas lograron saltarse el cordón policial y acorralar el coche de Miguel Blesa.

Un fuerte despliegue policial tenía tomado el pasado jueves la céntrica calle Prim de Madrid. Los efectivos antidisturbios contenían al medio centenar de ‘preferentistas’ que esperaban la llegada de Rodrigo Rato, Miguel Blesa e Ildefonso Sánchez-Barcoj a la Audiencia Nacional.

Habían sido citados por el juez Fernando Andreu para declarar sobre el escándalo de las tarjetas opacas de Caja Madrid. La expectación mediática era máxima.

La Policía valoró que los ánimos de los afectados iban a estar caldeados, después de conocerse los desmesurados gastos privados que estos directivos habían cargado a la entidad, mientras ellos habían visto perder los ahorros de toda una vida.

Hay que recordar que la anterior comparecencia de Blesa en la Audiencia Nacional ya acabó en altercado con los manifestantes. Aquel día, el pasado 3 de marzo, un grupo de manifestantes logró saltarse el cordón policial, se abalanzó sobre el coche del ex presidente de Caja Madrid, lo aporrearon y le impidieron avanzar durante unos segundos.

Sin embargo, el pasado jueves fue distinto. En varios sentidos. Según le relatan a El Chivato algunos agentes que acudieron a la Audiencia Nacional, la instrucción que recibieron de sus mandos fue taxativa: “Garantizar el orden público, sí; evitar altercados con los manifestantes, también. Pero no hay que dejarse ver mucho, no hay que dar la sensación de que estamos aquí para proteger a estos chorizos”.

Los efectivos acataron las órdenes y, según ha escuchado El Chivato, estuvieron de acuerdo con esa forma de proceder. Les molesta que su imagen ante los ciudadanos pueda verse dañada por este tipo de casos. Como cuando tienen que acudir al domicilio de una familia sin recursos para ejecutar un desahucio. No se sienten a gusto.

Al final, los agentes estuvieron presentes pero minimizaron todo lo posible la visibilidad del despliegue. No parecía una calle ‘tomada’ por la Policía. Y eso es lo que se quería lograr.

Por cierto. Para dejar constancia de que las órdenes se cumplían, hubo quien tomó alguna instantánea que inmortalizara la ‘discreción’ del operativo montado en la calle Prim. Las fotografías fueron enviadas a los superiores y todo salió según lo previsto. 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·