Viernes 15/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

La ‘pinza’ Javier Arenas-Ana Mato ha resurgido con fuerza contra María Dolores de Cospedal

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, ha ido asentando con dificultades su autoridad dentro del PP. Sin embargo, su manejo del Caso Gürtel, lo mismo que la buena marcha de las encuestas, parecían haberle asentado definitivamente. Parece que no es así.

Le cuentan El Chivato que, estos días, Cospedal lo está pasando regular. Motivo: comprobar cómo se ha reactivado contra ella la pinza que formaban Javier Arenas y Ana Mato. La presentación “a toda prisa” del nuevo código ético de los ‘populares’ protagonizada por Mato y sin Cospedal, se leyó internamente como un intento –exitoso- de la primera por apuntarse el tanto. Ahora, las declaraciones de Arenas en torno al almacén nuclear de Yebra y su alcalde, han sido vistas, por venir de quien vienen, como de una gravedad extraordinaria. Arenas se permitió hacerlas por ser vicesecretario de Política Autonómica y Local.

La animadversión hacia Cospedal viene de lejos. Arenas y Mato forman una cadena de mando con mucho peso dentro del PP, desde los años de José María Aznar. Además, ambas dirigentes tienen una procedencia ideológica muy distinta –Cospedal viene de la Operación Reformista de Roca-, así como trayectorias vitales también diferentes.

Se escucha que Ana Mato nunca ha aceptado, en la práctica, el mando de Cospedal sobre ella, máxime cuando la vicesecretaría de organización que ocupa Mato y la secretaría general que ocupa Cospedal se solapan no poco y Mato consideraba a su medida el puesto de secretaria general. Desde el entorno de Cospedal, le dicen a El Chivato que Mato ha intentado poner a Cospedal no pocas zancadillas, y que sigue poniéndoselas con la ayuda de un Arenas, de quien Cospedal se separó políticamente al llegar a la secretaría general. Con Mato no se ha dado el “pacto de no agresión” al que Cospedal sí llegó en el caso de Soraya Sáenz de Santamaría.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··