Lunes 23/10/2017. Actualizado 14:03h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

No gustó en Moncloa y en Ferraz el tono y aspecto de Chacón cuando habló sobre el ‘Alakrana’

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La titular de Defensa utilizó un tono demasiado “personal”, en el que, por querer empatizar con las familias, se puso excesivamente a su altura, lo que trasladó mensajes de pena, de conmiseración, de comprensión, pero desde luego ningún optimismo.

El día en que saltaron todas las alarmas sobre el ‘Alakrana’, es decir el del traslado a tierra de tres de los secuestrados, cuando las familias se echaron a la calle, a los micrófonos y a las cámaras de televisión para reclamar al Gobierno soluciones urgentes, y para acusarle de haberla “cagado” (como dijo la esposa de unos de los pescadores) y de mentirles, la ministra de Defensa dio al final del día una rueda de prensa. Pues bien, esa comparecencia no gustó, ni en La Moncloa, ni en la central socialista de la calle Ferraz.

Escucha El Chivato, en ámbitos con acceso a esas dos sedes, que Carme Chacón estuvo muy desafortunada en las formas y en el fondo. Primeramente, con la indumentaria: una ministra vestida de negro no era la mejor imagen para trasladar algo positivo a la opinión pública.

Pero es que, además, la titular de Defensa utilizó un tono demasiado “personal”, en el que, por querer empatizar con las familias, se puso excesivamente a su altura, lo que trasladó mensajes de pena, de conmiseración, de comprensión, pero desde luego ningún optimismo.

Además –se añade en esos ámbitos-, lo que el Gobierno tiene que mostrar en casos así no son dudas, incertidumbres o incluso debilidad, sino seguridad, determinación, firmeza, convicción de que el Ejecutivo tiene todos los medios para arreglar la situación, y determinación para ponerlos en práctica. Nada de eso traslució la comparecencia de Carme Chacón. Daba la impresión de que el Gobierno se sentía desbordado y no tenía soluciones.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·