Sábado 16/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Rafa Nadal y la otra colleja que se ganó el hijo de Rajoy

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy, en Tiempo de Juego de Cope. Mariano Rajoy, en Tiempo de Juego de Cope.

Mariano Rajoy, metido ya en plena precampaña electoral, aceptó la invitación de Paco González para participar la semana pasada en el programa ‘Tiempo de Juego’ de la Cadena COPE.

Sin embargo, el protagonista absoluto del espacio deportivo fue Juan Rajoy, el hijo pequeño del presidente.

A sus 10 años, el niño tiró de desparpajo cuando González le preguntó qué le parecían los comentarios que Manolo Lama realiza en el FIFA, el conocido videojuego que hace furor entre jóvenes y adultos. “Me parecen bastante mejorables, por no decir que son una basura”, dijo en antena. En ese momento, Rajoy, abrumado, le propinó un par de collejas al niño.

Pues bien. Según ha escuchado El Chivato y cuenta el personal de La Moncloa, no es la primera vez que el hijo del presidente pone a su padre en serios apuros.

Quienes le ven deambular desde hace tiempo por el complejo afirman que es “muy revoltoso” y recuerdan estos días otra de las ocasiones en que Juan se hizo merecedor de otra colleja del presidente.

Corría el mes de mayo. Rajoy dio su visto bueno a que el niño estuviera presente en la entrega a Rafa Nadal de la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo. Un acto que tuvo lugar en uno de los salones de gala del Palacio de La Moncloa. Pero Juan no acudió solo: pidió a su padre que pudieran acompañarle además unos amigos de clase. Y así fue.

Durante el acto, el hijo del presidente estuvo especialmente inquieto: su principal obsesión era que Nadal le firmara una raqueta. Y no desistió hasta que lo consiguió pero, según declaran testigos presenciales, su puso muy pesado. Su padre le pidió un poco de paciencia y a punto estuvo de llevarse otra colleja.

Sin embargo, era un acto público y Rajoy esa vez se contuvo. Nada más finalizar el evento, Juan Rajoy logró llevarse a su habitación su ansiada raqueta con la firma de su ídolo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·