Sábado 26/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Rajoy no ha querido ir a Davos para evitarse el ridículo que hizo Zapatero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy y Barack Obama, en el Despacho Oval de la Casa Blanca. Mariano Rajoy y Barack Obama, en el Despacho Oval de la Casa Blanca.

El Foro Económico Mundial reúne hasta mañana en Davos (Suiza) a 40 jefes de Estado y de Gobierno, junto con 1.500 líderes empresariales de más de un millar de compañías de todo el mundo.

A los directivos presentes en la cumbre no se les ha pasado por alto la ausencia, por segundo año consecutivo, de Mariano Rajoy.

El presidente español nunca ha asistido a esta importante cita en Suiza. En 2012, tan solo un mes después de asumir el cargo, envió a Luis de Guindos. El año pasado, también fue el ministro de Economía quien representó al Gobierno de España.

En esta edición, sí estaba prevista la presencia de Rajoy. Así lo anunció La Moncloa a finales de diciembre. Sin embargo, esta misma semana se conoció que el presidente se caía del cartel, y que en su lugar asistiría el ministro de Industria, José Manuel Soria.

Desde el Ejecutivo no se han dado explicación de los motivos por los que Rajoy no estará en el Davos: simplemente se ha argumentado que el viaje ha sido cancelado por su apretada agenda nacional y porque tiene que presidir el Consejo de Ministros de este viernes.

Sin embargo, El Chivato ha escuchado, en ambientes económicos de alto nivel, otra razón que explica esa ausencia: Rajoy tiene pánico a Davos. El presidente no olvida los errores que cometió su antecesor, José Luis Rodríguez Zapatero cuando asistió en el año 2010, y no quiere repetirlos.

Aquella ocasión era la primera vez que Zapatero participaba en el encuentro, tras haber declinado todas las invitaciones en los seis anteriores años al frente del Gobierno. Para empezar, provocó un inusual retraso de diez minutos -los debates en Davos comienzan siempre con estricta puntualidad- al ser el único interviniente de su mesa redonda que no hablaba inglés, uno de los puntos débiles todavía también de Mariano Rajoy.

Rodríguez Zapatero, que compartía debate con el entonces primer ministro griego, Giorgos Papandreu, y el ex presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, tuvo que pedir unos auriculares para la traducción, que no funcionaron a la primera, con lo que el moderador se vio obligado a reclamar la presencia de una intérprete que tradujera en directo el debate a Zapatero y las palabras de éste en castellano al resto del auditorio.

El Chivato ha escuchado también que Rajoy tiene presente que, además de sus propias dificultades para manejarse en inglés, tras aquella intervención de Zapatero en 2010 se desataron los ataques especulativos contra España. En efecto, pocos días después algunos expertos y líderes empresariales de todo el mundo comenzaron a afirmar que España era “una amenaza para la Eurozona”, y que preveían una ruptura en la zona euro y también la salida de algunos países.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·