Miércoles 13/12/2017. Actualizado 13:45h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

De Rodrigo Rato a Salvador Dalí: la clientela del exquisito sastre de Ricardo Costa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

¿Quién es el mejor sastre del mundo? Por tradición, la sastrería moderna nace y tiene su mayor esplendor en Savile Row, Londres, donde casas centenarias –Poole, Anderson and Sheppard y otras- han cortado los trajes de las clases altas británicas, incluida la Casa Real. Para camisas, como las de Hilditch and Key, queda Jermyn Street.  

Son sastres que, todavía hoy, mandan emisarios por el mundo para vestir a las elites. Uno de sus trajes puede tardar cuatro meses en estar listo, tras varias pruebas y docenas de horas de de trabajo a mano. En París (Cifonelli, Smalto), Roma (Brioni) o Nápoles (Kiton, Borrelli), hay también sastres excelentes, que tienen a su vez líneas más accesibles de ‘prêt à porter’. 

¿Y en España? Apenas queda una veintena de grandes sastres. Han ido cerrando por ser una artesanía esclava y minuciosa, además de muy cara y sin el relumbrón de los diseñadores. Lo que se ofrece como ‘sastrería a medida’ en la mayor parte de sastres o tiendas-franquicia son en realidad ajustes sobre un patrón universal. Para ‘grande mesure’, apenas hay unos pocos nombres de prestigio: Jaime Gallo, Gonzalo López Larrainzar (López y Herbón) o Moisés Córdova en Madrid; Burgos para las camisas… Y, en Valencia, Antonio Puebla.  

Puebla, ‘el divino Puebla’, ha sido sastre de gentes tan distintas como Emilio Botín, Charlton Heston, Rodrigo Rato, Julio Iglesias, Francisco González, Orson Welles o… Ricardo ‘Ric’ Costa. En Valencia es una institución, y allí acuden poderosos de toda España y otros países para ser vestidos por un alfayate que comenzó trabajando en El Corte Inglés local.  

Los trajes que han llevado ‘Ric’ Costa y su hermano Juan requieren cerca de setenta horas de confección, al menos dos meses de espera tras la toma de medidas y selección de las telas… y cerca de 3.000 euros por prenda, lo cual, por cierto, es mucho menos de lo que costaría en Londres, Roma o París. Para ropa de ‘sport’, Costa, que detesta que le pregunten por su vestimenta, suele vestir de clásicos ‘preppies’ como Polo Ralph Lauren o Tommy Hilfiger.  

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··