Lunes 22/01/2018. Actualizado 14:27h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Los Rodríguez Zapatero se cuidan: menús a base de verduras y ensaladas, nada de tartas, todo a la plancha o al horno

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los entresijos de la vida interna en La Moncloa han sido casi siempre un tabú para la sociedad en general. Pocos son los visitantes que entran en el complejo y menos aún los que acceden a la vivienda que ocupan el presidente y su familia.

Es conocido que Zapatero hace ‘footing’ en los paseos del recinto próximos al Palacio, que Felipe González cuidaba y podaba sus bonsáis con esmero, o que los perros que poseían los Aznar correteaban por el recinto y ladraban insistentemente a Francisco Álvarez Cascos. Lo que no se conoce es el menú diario de los jefes del Ejecutivo.

El Chivato se ha interesado por los gustos culinarios del actual presidente, que difieren bastante a los de sus predecesores. Los Rodríguez Zapatero se preocupan más por la dietética, y suelen mandar cocinar menestras de verduras o cremas vegetales en invierno, y gazpachos y ensaladas en verano.

De segundo, se inclinan por carnes y pescados, eso sí, siempre cocinados a la plancha o al horno. De postes nunca se sirve tarta, sino coronas de mousses o macedonias de frutas.

Los Aznar eran más exigentes con los cocineros de La Moncloa: devotos de los arroces (elegían con frecuencia alguna variedad como primer plato), solían completar su menú con carne o pescados. De postre, José María Aznar tenía siempre una manía: helado de café de dos bolas. Siempre lo tomaba, pasara lo que pasara.

Felipe González, por su parte, era un excepcional cocinero y su manjar favorito era el rabo de toro.

Respecto a los vinos, los Rodríguez Zapatero toman caldos de diferentes procedencias, no teniendo ninguna denominación preferida. Incluso han llegado a incorporar alguno cosechado en la Comunidad de Madrid. Los Aznar preferían los Ribera del Duero y Felipe González, los Rioja.

Tanto Aznar como González eran fumadores de puros en las sobremesas y solían ofrecer bombones a sus invitados. Zapatero no fuma y ha suprimido la dulce costumbre.

Son detalles que han salido a la luz en el libro ‘Los presidentes en zapatillas’, escrito por María Ángeles López de Celis, que fue secretaria personal de los cinco presidentes del Gobierno constitucionales.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··