Miércoles 24/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Los Ruiz-Mateos no tienen dinero para pagar a los empleados de Nueva Rumasa pero utilizan salones caros de un exclusivo hotel

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los empleados de las empresas de Nueva Rumasa suelen recibir una misma contestación cuando preguntan por qué no les pagan a fin de mes: “Tu situación se solucionará, pero, por ahora, no tenemos dinero para las nóminas”. Es una respuesta que han escuchado los jugadores del Rayo Vallecano, los trabajadores de Clesa y los de Dhul.

Algunos de ellos llevan cinco meses sin cobrar (otros, más) y por eso no entienden por qué la familia Ruiz-Mateos sigue dejándose ver en algunos lugares frecuentados por personas con alto poder adquisitivo.

Es el caso de un exclusivo establecimiento hotelero situado en La Finca, una de las urbanizaciones más lujosas de Madrid, donde tienen su residencia, por ejemplo, Cristiano Ronaldo y José Mourinho.

Se trata del hotel AC La Finca, propiedad del empresario Antonio Catalán, de cuatro estrellas. Allí se hospedó el pasado sábado el Atlético de Madrid.

Le cuentan a El Chivato que los Ruiz-Mateos son clientes habituales de este exclusivo hotel. Concretamente, el servicio más demandado por la familia es el alquiler de sus salones.

Hace unas semanas, por ejemplo, ofrecieron una multitudinaria rueda de prensa en el salón Forum A del hotel. El precio de su alquiler es de 700 euros la media jornada y de 900 la jornada completa. A esta cantidad hay que añadir un 18% de IVA.

En esa comparecencia, José María Ruiz-Mateos apareció con sus seis hijos varones y dijo, en referencia a sus pagarés: “Si no devolvemos hasta el último euro a nuestros inversores, a las personas que en un gesto de bondad y de confianza nos han depositado sus ahorros en nuestros pagares, me pegaría un tiro en la cabeza, si es que la fe que profeso me lo permitiera”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··