Miércoles 20/06/2018. Actualizado 17:54h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

La extraña ‘desaparición’ del empresario español que se ofreció a repatriar a Julián Lago, que ya abre los ojos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Tal y como se adelantó en estas páginas, un desconocido empresario español afincado en Brasil se ha ofrecido a traer a España al periodista Julián Lago, que lleva más de dos meses ingresado con un coma estacionario en Asunción, la capital de Paraguay.

Pues bien. Le cuentan a El Chivato que todos los esfuerzos realizados hasta ahora han sido infructuosos para dar con él. No ha habido forma de localizar a Miguel Iglesias, ni siquiera con la ayuda del embajador de Brasil en Madrid, Paulo César de Oliveira, que ya se ha movilizado para dar con él.

También han resultado inútiles las gestiones del jefe de la oficina comercial de España en São Paulo, que continúa rastreando cualquier pista sobre este empresario de ascendencia catalana y dedicado a la explotación del maíz en el país latino.

Al parecer, el principal problema es que Iglesias, que llegó a ofrecer su jet privado –con el que viaja frecuentemente a Barcelona- para trasladar al enfermo de Asunción a Madrid, se puso en contacto directamente con los doctores Juan Abarca y José Eugenio Guerrero en sus hospitales, pero no llegó a facilitarles su número de teléfono.

Mientras tanto, fuentes cercanas al popular periodista revelan al Chivato que una jueza paraguaya ha concedido a Yolanda Franco el permiso legal sobre Lago que la designa como persona más idónea, lo que implica el derecho y la obligación de asistir y permanecer junto al enfermo en todo el proceso, tomar decisiones y viajar junto a él en el caso de que sea necesario.

Por su parte, el doctor Guerrero sigue insistiendo en que si no se repatría pronto a Julián y se inicia un tratamiento de fisioterapia para enfermos de coma, su organismo podría terminar infectándose, lo que resultaría letal para el enfermo. Julián Lago empieza a abrir los ojos durante varios minutos en distintos momentos del día, de forma espontánea, y responde a estímulos auditivos y órdenes verbales.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··