Domingo 19/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

El escrache que tanto temía Crehueras

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

José Crehueras, en el centro, en la entrega del Premio Planeta. José Crehueras, en el centro, en la entrega del Premio Planeta.

El Grupo Planeta vivió unos días muy intensos la semana pasada. Poco antes de entregar sus premios literarios, el grupo editor anunció que trasladaba su sede social de Barcelona a Madrid para huir de la inestabilidad jurídica que ha provocado la declaración de independencia de Cataluña.

En la misma rueda de prensa en Barcelona con el jurado del premio, el presidente de Planeta, José Crehueras, explicó que también trasladarán el domicilio fiscal fuera de Cataluña. Fue “una decisión dolorosa”, pero lo justificó porque “los proyectos empresariales requieren de marcos estables y reglas del juego claras”.

Este nuevo gesto empresarial enfureció a los independentistas más radicales contra el Grupo Planeta. De hecho, El Chivato ha podido saber que a José Crehueras le preocupaba la posibilidad de que la gala de entrega de los premios, que atrajo a personalidades de la política, la cultura y la empresa el domingo, sufriera una manifestación violenta, un escrache por parte de alborotadores secesionistas.

Sin embargo, todo quedó en nada. Hubo un conato que se resumió en una anécdota. La gala empezaba a las nueve, en el Palau de Barcelona. A apenas 250 metros, en el Hotel Fairmont Juan Carlos I, se encontraban muchos invitados esperando el inicio del acto. A las puertas rondaron durante la tarde un pequeño grupo de personas, en su mayoría jóvenes, ataviados con prendas que incluían banderas esteladas. Vigilaban los movimientos de los invitados y de los periodistas allí alojados.

Cuando iban a llegar las autoridades, este reducido grupo de independentistas se trasladó a la puerta del Palau. Los agentes de seguridad, escoltas y los Mossos d’Esquadra les tuvieron controlados en todo momento y no hubo incidentes. Sólo cuando llegó la presidenta del Congreso, Ana Pastor, una de las independentistas intentó acercarse a ella: se lo impidió un escolta, y la joven se quejó de que sólo quería hacerse un ‘selfie’ con la tercera autoridad del Estado.

El presidente de Planeta esperaba en la puerta a todos los invitados, y de reojo miraba a los independentistas. Al ver que la concentración no pasaba de cuatro o cinco personas, se mostró aliviado: no se iba a producir el escrache contra los premios que temía desde el día anterior, el sábado, cuando hizo esas declaraciones tan contundentes contra el proceso independentista.

“Todo tranquilo. Menos de lo que parecía que iba a haber”, confirmó Crehueras. Y es que tras el posicionamiento del sábado se habían registrado insultos y reacciones virulentas de independentistas en las redes sociales, tachando al presidente de Planeta “de traidor para arriba”.

Una vez pasada la amenaza, se explayó. “Cuando uno dice lo que piensa, hace lo que debe”, reflexionó Crehueras.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·